mujer

Cómo reducir el estrés sin fracasar en el intento

Como reducir el estres sin fracasar en el intento 1
iStockphoto/Thinkstock

Si hay un problema psicológico y emocional típico en nuestros días y que practicamente todos hemos sentido de forma más o menos aguda o grave es el estrés. Parece que el ritmo de vida de nuestra sociedad actual es tan rápido que nuestros sentimientos y pensamientos se ven totalmente afectados por ello hasta el punto de causar efectos tan indeseables como la sensación de estrés. Por ello la importancia de saber cómo reducir el estrés.

No olvidemos que el estrés es algo interno, aunque las causas sean externas, debe de quedar claro que todo depende de como nos enfrentemos a cada circunstancia. Una misma situación puede percibirse como estresante para una persona mientras que para otra no. De ahí que podemos concluir que el estrés es algo interno, si bien, hay situaciones más propensas a crear estrés que otras, como ciertos tipos de trabajo. Por eso, te vamos a dar unos consejos para acabar con el estrés en tu vida laboral, familiar o social.

Cambiar circunstancias o la forma de pensar

Antes de que el estrés nos gane la partida deberemos de sentarnos y reflexionar para dar un cambio de rumbo a la misma. Debemos de considerar que el estrés es causa de un gran número de muertes por infarto, ya que las presiones a las que somete el estrés a nuestro sistema cardiovascular son muy grandes. 

Algo imprescindible es saber que estamos estresados. Observa con detalle tu forma de actuar.  Vas deprisa a todos lados, incluso sin necesidad, no eres capaz de tomarte el tiempo necesario para comer o realizar otras actividades diarias; te enfadas con facilidad, no puedes parar de preocuparte y tus músculos están tensos desde la cara hasta las piernas.

Como reducir el estres sin fracasar en el intento 2
iStockphoto/Thinkstock

Si esto te está pasando, no dudes que estás estresado. Ahora tienes que identificar lafuente de estrésque te está generando esta reacción interna emocional desagradable y ver que puedes hacer. El trabajo, algún problema familiar, atender a muchas obligaciones diarias, situaciones con amistades, en la escuela, etc.

Un paso que puedes dar para combatir el estrés es cambiando la situación que te está produciendo esa sensación de estrés, pero esto no siempre es posible. ¿Cómo podrías dejar un trabajo que es la fuente principal de ingresos para alimentar a toda una familia? Entonces tendrás que realizar un cambio profundo en tu forma de reaccionar ante estas situaciones.

Consejos prácticos para reducir el estrés

Todo lo que puedas hacer para eliminar tensiones será bien recibido. Atrévete a hablar abiertamente con tu jefe y planteale tu situación para ver si podéis llegar a algún acuerdo, nuevo horarios más flexibles, siempre con tu compromiso total con la realización de tu trabajo.

No te quedes bloqueado, apunta los problemas a los que te enfrentas, busca soluciones y ponte manos a la obra desde ya para ir resolviéndolos. Ve eliminando de la lista aquellos problemas que hayan quedado solucionados. Ten en cuenta que en la vida siempre hay inconvenientes, es inevitable.

Aprende a reírte con más asiduidad, incluso en medio de los problemas. El buen humor ayuda a liberar el estrés. 

Es importante que busques cada día, momentos de tranquilidad en los que no hagas ni pienses en nada más que en lo que realmente te guste.

Potencia las actividades lúdicas que más te entusiasmen en los momentos libres. La práctica de deportes es una actividad liberadora de estrés que te va a ayudar a superar esta sensación desagradable.

Como reducir el estres sin fracasar en el intento 3
Hemera/Thinkstock

Libera tu mente de todo lo que puedas y consigue una agenda en la que vayas apuntando los compromisos, los productos de la compra que faltan, aquello que tienes que arreglar de forma más o menos urgente,etc. Lo importante es que lo quites de tu cabeza y lo lleves a un papel al que recurrirás para ir resolviendo ordenadamente cada problema.

La respiración profunda es un ejercicio para el estrés muy importante para aprender a relajarnos en medio de la actividad más frenética del día a día. Hazte consciente de los músculos que tienes en tensión mientras estás en la oficina o en casa con los niños gritando y relájalos con respiraciones profundas.

En definitiva, el estrés es algo muy común en nuestros días que implica un cambio en nuestra forma de ver la vida.