Bajar de peso tomando menos gaseosa

Bajar de peso tomando menos gaseosa 1
iStockphoto

Siempre se supo que las bebidas denominadas “gaseosas” contenían una importante cantidad de azúcar y no son, precisamente, el producto recomendado por los nutricionistas para tener una alimentación saludable. Según el American Journal of Clinical Nutrition demuestra que a el menor consumo de gaseosas ayuda a perder peso, incluso con más eficacia que muchas dietas que sí forman parte de las recomendaciones cotidianas.

A su vez, el estudio mencionado revela quequienes beben un vaso de gaseosa o más por día tienen el doble deriesgo de sufrir obesidad que aquellos que sólo lo hacen de manera frecuente (una vez a la semana); y expresa que eliminar este hábito poco saludable nos permite en aproximadamente un año equilibrar nuestro índice de masa corporal, ayudando a perder el peso extra que, por sus características, no se vuelve a recobrar.

Cambio de hábito para bajar de peso

Bajar de peso tomando menos gaseosa 2
Allan Danahar

Hoy en día, acompañar las comidas con algunas de las gaseosas tradicionales es un hábito tan incorporado que cuesta trabajo pensar en reemplazarlas, aunque tengamos cientos de motivos para hacerlo. Por ello, quienes promueven una vida saludable hacen hincapié permanentemente en la necesidad de que cuidar nuestro cuerpo sea convertido en un hábito y no quede en una decisión pasajera de temporada.

Si bien han aumentado las recomendaciones por todos los medios para que los chicos reemplacen las bebidas gaseosas con alto índices de azúcar, su consumo sigue siendo una tradición a la hora de comer en familia o, incluso, en momentos entre comidas para compartir una charla con amigos. Por eso mismo, son estos tipos de situaciones sociales a los que apuntan los nuevos estudios vinculados al tema, proponiendo el reemplazo de las gaseosas por aguas saborizadas (con edulcorantes) o simplemente agua mineral.

Peso que no se recupera

Bajar de peso tomando menos gaseosa 3
Polka Dot Images

Los especialistas aseveran que el bajar de peso al modificar el hábito de consumo en los líquidos es mucho más benéfico que aquel que perdemos cuidándonos en las comidas, porque se trata de un contenido puro de azúcares que es muy dañino para el organismo.

Además, está demostrado que adoptar este hábito requiere de una mayor fuerza de voluntad. Los médicos aseguran que cuando comemos una comida abundante al mediodía, por la tarde y noche solemos disminuir nuestras porciones porque el cuerpo sólo da señales de estar satisfecho. Pero eso no ocurre con los líquidos. Si bebemos gran cantidad de este tipo de bebidas azucaradas al mediodía, por la tarde y noche el cuerpo no nos alertará y podremos volver a beber en exceso. Eso hace que todo el tiempo estemos ganando peso.

Por eso, ya sea para perder peso o mantener un cuerpo saludable, debemos acostumbrarnos a dejar las gaseosas para ocasiones especiales y comprender que para calmar nuestra sed no hay nada mejor que la vitalidad del agua.