Yesoterapia: alternativa natural para quemar grasas

Yesoterapia
iStockphoto/Thinkstock

La quema de grasa y la recuperación de la silueta es una de las mayores preocupaciones de las mujeres (y también cada vez más de los hombres), pero antes de recurrir a procedimientos quirúrgicos como la liposucción, es preferible utilizar métodos naturales y no intrusivos que permiten la eliminación de depósitos de grasas y combaten cuadros de celulitis o flacidez, como es el caso de la yesoterapia, una técnica que incluye los principios de vendas frías, fitoterapia y las propiedades del yeso.

¿Qué es la yesoterapia?

Esta técnica consiste en un tratamiento estético alternativo mediante la envoltura de las zonas del cuerpo susceptibles de acumular grasas, como el abdomen, muslos, glúteos, senos y brazos, utilizando fajas que contienen yeso húmedo y componentes naturales con propiedades reductoras o anticelulíticas, como pueden ser algunos tipos de hierbas o algas.

Yesoterapia 01
iStockphoto/Thinkstock

Los principales efectos de la yesoterapia se producen por la concentración del calor corporal que este procedimiento realiza sobre la zona tratada, además de la aplicación de las propiedades calóricas y reductoras de los productos naturales utilizados, lo cual produce un efecto de vasodilatación y apertura de poros que permite la liberación de toxinas, la regeneración de los tejidos, y la quema o dispersión de los depósitos grasos.

Beneficios de la yesoterapia

El principal beneficio por el que se practica la yesoterapia es el de la reducción de la grasa corporal, que permite disminuir el talle y estilizar la silueta, a la vez que se eliminan toxinas, se restituye la piel dañada por las estrías, tonifica la piel flácida, reduce los depósitos de celulitis, estimula la circulación sanguínea y el sistema linfático, así como se incrementa la producción de colágeno, una proteína esencial para mantener una piel joven y saludable.

Yesoterapia 02
iStockphoto/Thinkstock

¿Cómo se aplica la yesoterapia?

Esta terapia puede suministrarse tanto en clínicas, a través de sesiones que suelen durar alrededor de 1 hora, como también de forma casera con la aplicación de vendas y fajas que pueden adquirirse comercialmente, y aplicarse durante las horas de sueño, o inclusive realizando las actividades cotidianas.

Además, este procedimiento no implica dolor, deshidratación, o alguna consecuencia negativa, siendo recomendable tanto para mujeres como para hombres, posibilitando incluso que los primeros efectos relativos a la pérdida de peso y la tonificación de la zona tratada pueda notarse al muy poco tiempo de aplicada la yesoterapia.

Y todo esto sin tener que someterte a costosos e intrusivos tratamientos quirúrgicos. Pero recuerda que la grasa y el peso perdido fácilmente pueden retornar si no realizas cambios en tu dieta, realizas ejercicio y llevas una vida saludable en general.