mujer

¿Por qué entrenar con un personal trainer?

Ejercitarse de manera adecuada, cumpliendo con una rutina de ejercicio bien diseñada y recibir consejos para mejorar tu desempeño deberían ser razones suficientes para contratar un personal trainer

Sin embargo, muchos creen que no es imperativo contar con la ayuda de un entrenador personal. Si bien puedes ser una persona responsable y consciente de tus limitaciones, tenemos algunas razones para entrenar con un personal trainer. Luego, será tu decisión.

Una rutina eficiente

Cuando hablo de la eficiencia de una rutina no me refiero a los resultados obtenidos, sino a la estricta relación entre el plan de ejercicios elegido, las necesidades que debe satisfacer dicho plan y cómo te desempeñas.

Debes tener en cuenta si efectivamente estás haciendo los ejercicios que necesitas. Puedes pasar tiempo ejercitándote en vano para descubrir que no logras los resultados buscados.  Incluso, puede que ni siquiera sepas bien qué es lo que buscas.

Por ello, es importante la presencia de un profesional del fitness que pueda elaborar un plan de ejercicios para alcanzar ciertas metas. El personal trainer puede ayudarte, ya que sabrá con seguridad cómo conducir tu rutina de ejercicios y la frecuencia que necesitas seguir.

Motivación para el ejercicio

Cuando hablamos de una rutina de ejercicio también nos referimos a la periodicidad de la práctica de ejercicio. Si tienes pereza o sólo te ejercitas cuando tienes ganas, poco sentido tendrá esperar buenos resultados. Quizás necesites lo que a todos nos ha hecho falta alguna vez: motivación para no dejar el ejercicio.

La motivación es una de las razones principales a la hora de buscar un personal trainer. No sólo porque se convertirá en la primera persona en darte ánimos durante el ejercicio, sino porque te satisfará lograr los resultados que ambos se proponen conseguir.

Además, no debes olvidar que le estarás pagando a un profesional, y seguramente quieras que esa inversión dé sus frutos. Si mantienes la motivación y cumples con tu parte de la mejor manera, habrá valido la pena el esfuerzo, ¿no crees?

Conocimiento del cuerpo

Como buen profesional, un entrenador personal te guiará con pericia en la buena práctica del ejercicio, ya que conoce los límites que se debe exigir a una persona según su nivel de entrenamiento. Te ayudará a evitar los errores más comunes a la hora ejercitarse.

La guía del entrenador será fundamental para cuidar de tu salud, evitar lesiones y establecer los ejercicios más aptos para tu condición física y los resultados que buscas con ellos. O simplemente, aconsejarte cómo evitar los calambres.

Entrenamiento específico

La combinación de una buena rutina, con la motivación necesaria y el mayor conocimiento técnico, hacen de un personal trainer la persona ideal para ayudarte con tus requerimientos específicos. ¿Quieres fortalecer determinada zona? ¿Saliste de una lesión y quieres recuperar la forma? Un entrenador calificado sabrá brindarte una serie de ejercicios idóneos y eficientes para lo que buscas.

Consejos de alimentación

Sin llegar a los niveles de pericia de un nutricionista o médico, el entrenador personal seguramente sepa aconsejarte sobre la alimentación más adecuada a los resultados que esperas alcanzar con el programa de ejercicios. Con seguridad sepa qué alimentos debes evitar, cuáles privilegiar sobre otros o cómo debes alimentarte correctamente.

Crear tu propia rutina

En el mejor de los casos, cuando logres los resultados que buscas, o tomes conciencia de lo que debes hacer y aquello que debes evitar, habrás ganado en experiencia. Si aprendes de tu entrenador personal, con seguridad llegarás a saber cómo elegir tu propia rutina de ejercicio.

Espero que estas razones sean lo suficientemente ilustrativas para que comprendas la conveniencia de ayudarte con un entrenador profesional. De todas maneras, recuerda que debes ser cuidadoso a la hora de elegir un personal trainer.