¿Cómo evitar un calambre?

148212076
iStockphoto/Thinkstock

Sufrir de un calambre mientras se hace ejercicio es sumamente frustrante. Nos inmoviliza, nos provoca una intensa molestia y nos desanima, hasta puede llegar a quitarnos las ganas de continuar en el gimnasio.

Pero en realidad, ¿sabes qué es un calambre? ¿Sabes que existen diferentes tipos y que incluso puedes evitarlos? Hoy en cómo evitar un calambre.

¿Qué es un calambre?

141251121
iStockphoto/Thinkstock

Comencemos por lo más básico: se llama calambre o rampa al dolor muscular que ocurre a causa de los espasmos involuntarios de los músculos generalmente mientras se esta haciendo algún tipo de actividad física.

Se caracteriza por una aguda sensación de dolor que ocurre tras la contracción repentina de uno o varios músculos. En unos pocos casos, los calambres pueden llegar a ser graves y representar una razón por la que preocuparse seriamente.

¿Cómo ocurren los calambres y cuáles son sus causas?

Los calambres ocurren como resultado de un exceso en el esfuerzo de los músculos, por su deshidratación o en algunos casos por envenenamiento o pordeterminadas enfermedades.

Ante la insuficiencia de líquidos en el sistema se produce un desequilibrio en las cantidades de electrolitos o los minerales como el sodio, el magnesio o el calcio, que se encargan de hacer que los músculos funcionen normalmente. Cuando hay un desajuste en estos, ocurren los calambres.

Pueden ocurrir tanto por un exceso de esfuerzo como por la falta del mismo. Si a los músculos se les exige demasiado o muy poco, se realizan movimientos bruscos, los músculos pierden oxígeno o se hace un esfuerzo con el cuerpo frío, puede presentarse un calambre, incluso mientras se esta durmiendo.

¿Qué tipos de calambres existen?

200307566 001(1)
Photodisc/Thinkstock

Existen tres grandes tipos de calambres y cada uno de ellos esta determinado por la parte del cuerpo en la que ocurren Estos tipos son:

  • Calambres de lado: los calambres de lado son aquellos que se ubican al costado del cuerpo, en uno o ambos lados, debajo de las costillas o bien sobre la zona del abdomen. Suele ocurrir ante una mala respiración de carácter poco profunda.
  • Calambres estomacales: obviamente son los que ocurren en la zona estomacal y también son producto de una mala respiración. También pueden indicar un exceso alimenticio.
  • Calambres musculares: estos ocurren en distintos músculos del cuerpo, sobre todo en la zona de las piernas y pantorrillas. A menudo son el resultado de una deshidratación, un esfuerzo excesivo, falta de oxigenación adecuada o falta de calentamiento previo.

Consejos para prevenir calambres

Mantenerse hidratado

[[{"fid":"1125919","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Beber las cantidades de agua necesarias ayuda a prevenir calambres ya que mantiene los músculos y el cuerpo en general correctamente hidratado. Mientras se está haciendo ejercicio con la sudoración el cuerpo pierde mucha agua, sales y minerales que pueden provocar los calambres. Por eso siempre es importante mantenerse hidratado bebiendo mucha agua o bien bebidas que repongan los electrolitos perdidos.

Cuidar la alimentación

[[{"fid":"1124774","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  La alimentación también juego un papel muy importante en cuanto a los calambres. Comer excesivamente o comer poco tiempo antes de hacer ejercicio o cualquier actividad física puede provocar un calambre, por lo que después de comer se debe esperar entre 2 y 3 horas para hacer ejercicio. Al mismo tiempo, ingerir las cantidades de potasio y sodio que los músculos necesitan mantendrá al cuerpo listo para enfrentar un calambre.

Estirar y calentar antes de hacer ejercicios

[[{"fid":"1125731","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Antes de practicar ejercicios, practicar un deporte o cualquier otro tipo de actividad física, si no se estiran los músculos ni se calienta antes de comenzar, el cuerpo es mucho más propenso a sufrir de calambres o lesiones aún mayores, por lo que este es un punto fundamental. Hacer ejercicio con el cuerpo frío y sin el previo estiramiento de los músculos puede provocar el agarrotamiento de los músculos y la contracción repentina de las fibras musculares.

Respirar lento y profundamente

[[{"fid":"1125920","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Controlar la respiración será más que relevante para evitar calambres de lado. Lo que se debe hacer es descender los niveles del ritmo cardíaco cuando este está elevado. Para ello será necesario detenerse y respirar profundo, inhalando, aguantando la respiración 10 segundos y exhalando suavemente. Repetir la acción entre 5 y 10 veces.

Mantener altos niveles de vitamina D

[[{"fid":"1124486","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Consumir mucha vitamina D también puede ayudar a reforzar el cuerpo contra los calambres. ¿Conoces las fuentes de vitamina D? Pues con la adecuada protección se puede descansar unos minutos al sol y una dieta que incluya pescado, leche, hongos y huevo también reforzará el organismo con buenas dosis de vitamina D.

¿Qué haces tu para prevenir calambres? Es una situación realmente desagradable, ¿no lo crees? ¿Cómo lograste librarte de ellos?