Parietaria: cómo y cuándo usarla

Parietaria erecta1
Kurt Stuber/Wikimedia

La parietaria es una hierba originaria de Europa meridional y central, del norte de África y Asia. Puede llegar a medir 1 metro de altura. Presenta un grueso tallo con hojas verdes y alternas, junto a las cuales crecen las pequeñas flores verdes o blancas que fructifican en verano, por lo que es la mejor estación para recolectarlas.

Es muy común encontrarla entre escombros de muros o recostadas contra alguna pared o roca, de ahí su denominación popular de “hierba de la pared”. Suele utilizarse por sus grandes beneficios relacionados con las funciones del riñón.

Beneficios de la parietaria

Heridas generales

La cataplasma de hojas de parietaria es excelente para tratar heridas, acelerando la cicatrización y evitando infecciones, así como para hemorroides y dolencias ocasionados por la gota.

Parietaria officinalis ailly sur somme 80 17062008 6
Olivier Pichard/Wikimedia

Reúma

Para tratar el reumatismo la plantas de parietaria preparada en cocción constituye un excelente remedio natural.

Afecciones respiratorias

La parietaria también posee grandes propiedades beneficiosas contra las afecciones de pecho, siendo de gran eficacia para tratar casos de asma y bronquitis, para los cuales se deberá consumir las hojas secas en polvo, en una cantidad de 3 medias cucharaditas al día.

Eliminar líquidos

El tallo y las hojas preparados en cocción permiten depurar el organismo mediante la eliminación de los desechos y fortalecer el funcionamiento del riñón, por lo que resulta una planta medicinal óptima para utilizarse en tratamientos para la diabetes o la obesidad.

En este sentido, una receta natural para eliminar la arenilla en el riñón seria la cocción de 50 g de tallo y hojas de parietaria en un litro de agua. Tendrás que beber el preparado por espacio de 21 días, dejar de beberla por 3 días, y reanudar por 15 días más.

Parietaria officinalis 1
Franz Xaver/Wikimedia

Puedes encontrar la parietaria tanto en forma de extracto como en semillas y hojas trituradas en cualquier herboristería, por lo que no tendrás que preocuparte por recolectarla tú mismo, aunque es conveniente recordarte que su uso puede ser nocivo en personas con fiebre del heno y otras alergias.