6 formas de moverse más para combatir el sedentarismo

200400993 001
David Woolley/Digital Vision/Thinkstock

¿Trabajas sentado en una oficina varias horas al día? ¿No tienes tiempo de hacer el ejercicio que quisieras? Si bien la actividad física regular es clave, existen ciertos hábitos cotidianos sencillos que también nos pueden dar una mano para combatir el sedentarismo.

Por ejemplo, siempre se nos recomienda subir y bajar escaleras en lugar de usar elevador, bajarnos del autobús algunas paradas antes o estacionar el automóvil lejos del lugar destino para caminar más. Ahora te proponemos otras formas de moverse más en la vida diaria que seguro te sorprenderán. Si las sigues todos los días, te convertirás en una persona más activa.

Camina mientras hablas por teléfono

[[{"fid":"1124415","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Muchos tenemos la costumbre de tomar asiento apenas recibimos una llamada. Sin embargo, ¡es un buen momento para caminar! Estarás tan concentrado en la conversación que no te darás cuenta de todo lo que habrás caminado. Dale más uso a tu teléfono celular o bien adáptate al uso de manos libres. Este hábito es ideal para quienes no tienen tiempo para hacer ejercicio.

Camina después de comer

[[{"fid":"1124416","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  ¿Sabías que apenas terminamos de comer los niveles de grasa en la sangre son más altos? Si realizas una corta caminata luego de almorzar, por ejemplo, se incrementa la actividad de la lipoproteína lipasa, que estimula el metabolismo. Este hábito te ayudará a quemar calorías.

Elige sentarte en los bancos de bar

[[{"fid":"1124417","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]] En vez de esperar por una mesa, siéntate en los bancos altos que están sobre el mostrador cuando salgas a comer o tomar unos tragos con amigos a un bar. Siéntate en el primer tercio de la banqueta, separa los pies un poco más lejos de la cadera, mueve tu cadera hacia adelante y arquea un poco tu espalda. Es la posición “percha”, con la columna en forma de S: distribuye el peso del cuerpo de manera más uniforme.

Deja las sillas en casa

[[{"fid":"1124418","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Cuando vas a un concierto, al parque o a la playa cargando tus sillas es obvio que nos sentaremos. Por eso, para evitar estar sentados...¡evitemos las sillas! Esto te ayudará a estar un poco más activo.

Haz las cosas en persona

[[{"fid":"1124419","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]] En vez de chatear o enviar un mail a tu compañero de la oficina de al lado, levántate de tu asiento y acércate a su escritorio. En vez de conversar con tus colegas desde sus escritorios, ofréceles para conversar dando un pequeño paseo. Estos pequeños hábitos reducirán el gran sedentarismo que adquirimos cuando estamos trabajando.

Organiza tu escritorio

[[{"fid":"1124420","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]] Ordena tu oficina de manera que le permitas a tu cuerpo variar de posiciones a lo largo del día. De esa forma estarás evitando el estar todo el día sentado. Por ejemplo, pon una mesita alta con el teléfono y la libreta de anotaciones para estar más tiempo de pie.

¿Se te ocurre alguna otra idea para ponerte en movimiento? ¡Compártelo con nosotros!

Otra forma sencilla de combatir el sedentarismo es haciendo ejercicio en nuestro propio hogar: sigue con los ejercicios para bajar de peso en casa. ¡Incluso puedes ejercitarte mientras miras televisión!