mujer

Una semana para romper con la rutina

151336010
Wavebreak Media/Thinkstock

Vivimos en un mundo en que a pesar de que no todos los días son iguales, las obligaciones que tenemos en el día a día sí lo son, lo que nos lleva a un estado de aburrimiento y descontento que va mermando nuestro ánimo. Porque, en definitiva, la rutina nos cansa.

Pero, ¿qué sucedería si cambias tu rutina durante 7 días? ¿Cómo sería si en 7 días intentaras hacer las cosas de una manera diferente? Seguramente el cambio brusco te desconcierte un poco, pero te sacará rápido dela monotonía y del aburrimiento, de una manera más fácil que planear un viaje de vacaciones, que puede ser una vez al año.

En VivirSalud te mostramos el esquema de una semana para romper con la rutina y renovar tus días.

Día 1: Haz algo diferente

No importa lo que sea: simplemente encuentra algo que puedas modificar ligeramente. Por ejemplo, si siempre te lavas los dientes antes de ducharte, dúchate primero, o da un leve giro en tu recorrido hacia tu casa: pasa por otras calles, o ve a tomar locomoción en otras calles. La idea es que veamos que podemos hacer las cosas de forma diferente.

Día 2: Intensifica el ejercicio y modifica tu rutina deportiva

Para una vida sana es necesario hacer ejercicio. Seguramente siempre te pones la misma ropa para ejercitarte, o escuchas el mismo tipo de música. Prueba hacer alguna variación: escucha música de otra estación de radio por un rato o vístete con la ropa que está guardada al fondo de tu armario.

Día 3: Cambia tu esquema

Siempre hacemos las mismas cosas, pero puedes probar con hacer algo que entregue amor y algo positivo a los demás, y que no realices siempre. Por ejemplo, puedes ir a hacer una obra de caridad en un fin de semana, o ir a tu iglesia otro día, para ver a otras personas, o conversar con tus vecinos del barrio. Pequeñas cosas, si son hechas con buena disposición, pueden hacer mucho por ti y los demás.

86542527
Jupiterimages/Comstock/Thinkstock

Día 4: Cambia tu historia

Siempre hay algún tema que nos ronda la cabeza, que nos hace sentir frustrados y nos vuelve negativos. Por ejemplo, que no logres el ascenso que esperas en el trabajo, porque no le simpatizas a tu jefe. Puedes intentar darle un revés a esa historia, cambiando la forma en que ves la situación. En el caso del ejemplo, puede que sea necesario que empieces a buscar un nuevo trabajo, nuevos horizontes y alternativas.

Día 5: Escribe una lista de cosas que te gustaría cambiar

Puede ser cualquier cosa, por ejemplo, recordar los cumpleaños de tus amigos, o bajar de peso. Escribe por lo menos cinco situaciones que desees cambiar y piensa qué tienes que hacer para lograrlo. Con pequeñas metas que nos pongamos y empecemos a actuar en pro de ellas, generaremos cambios positivos para nuestra vida.

Día 6: Pasa a la acción

Si ya escribiste una lista de cosas que quieres cambiar, no la dejes escritas solamente: piensa qué es necesario hacer y hazlo. Planifica en el corto plazo y ve cumpliendo metas cada día. Por ejemplo, si dijiste que querías recordar los cumpleaños de tus amigos, ve a comprar una pizarra y un plumón para anotarlos, o escríbelos en el calendario de tu celular, pero no lo dejes para “otro día”.

97353689
iStockphoto/Thinkstock

Día 7: Piensa en las razones que han resistido al cambio

¿Qué ganas si sigues como estás? Es momento de reflexionar un poco, detenerse y mirar lo que hemos estado haciendo. Es necesario evaluar si estamos haciendo bien las cosas, si estamos contentos con la vida que llevamos, o si queremos cambiar algo y cómo deberíamos hacerlo. Puedes hacer una lista de lo bueno y lo malo, y compararlo.

Muchas veces caemos en una rutina que nos va carcomiendo, pero está en nosotros salir de ella, realizando pequeños cambios si nuestra vida no nos agrada, o tomando determinaciones mayores si no estamos contentos con lo que somos y tenemos.

¡Haz el intento de cambiar la rutina!