Cómo combatir una infección de uñas

78029134
Thinkstock/Comstock/Thinkstock

Algunas veces alguna parte de nuestro organismo se enferma y nos cuesta detectarlo o lo pasamos por alto y acudimos al médico cuando ya lleva demasiado tiempo y la patología ha avanzado. Nuestras uñas no están exentas de contagiarse con infecciones, y una forma de darte cuenta de ello es observar si hay algún cambio de coloración (un tinte verdoso-amarillo) o si se ven más gruesas de lo común.

Si esa es tu situación, te cuento que existen medidas para combatir una infección de uñas que quizás estés padeciendo, que harán pasar rápidamente esa molestia que se ve fea y afecta tu salud.

Datos de Reino Unido muestran que 3 de cada 100 personas desarrollan una infección de uñas en algún momento de su vida, y las uñas de los pies son las que más se afectan. Las personas mayores de 60 años tienen más riesgo, porque su sistema inmunológico está más debilitado y porque son los que más utilizan piscinas comunitarias o duchas.

Síntomas de la infección de uñas

A menudo la infección se limita a una sola uña, que puede volverse frágil y derrumbarse, y la piel circundante se inflama, duele y genera escamas. Si no es tratada, la infección puede extenderse a otras uñas y puede llegar a destruir el lecho ungueal completamente, causando que toda la uña se salga.

Si una uña del pie se ve afectada, el simple hecho de caminar se puede volver extremadamente doloroso. Las infecciones de las uñas se desarrollan cuando los hongos y los parásitos, que viven normalmente en la piel, se multiplican fuera de control. Esto puede ocurrir con un sistema inmunológico debilitado (por el envejecimiento, una enfermedad, o después de un proceso de estrés) o después de haber sido tratado con esteroides o con antibióticos.

94028751
Hemera/Thinkstock

Tratamientos naturales para las infecciones de uñas

Los médicos generalmente prescriben medicamentos anti-hongos, como clotrimazol y griseofulvina, pero estos tratamientos demoran entre 6 y 12 semanas en actuar. Además pueden causar efectos secundarios como erupción cutánea, náuseas, vómitos y problemas hepáticos.

El médico también puede recomendar una pintura de uñas antifúngica, que debe aplicarse al día durante 6 a 12 meses y no siempre es eficaz, especialmente en los casos en que la infección afecta a la piel alrededor de la uña.

Algunas alternativas naturales pueden ser de gran ayuda para el tratamiento de las infecciones en las uñas:

[[{"fid":"1123776","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Aceite de árbol de té: en el Hospital Highland en Nueva York se realizó un estudio con 117 pacientes con infecciones en las uñas. La mitad fueron tratados con el fármaco convencional clotrimazol, mientras que a la otra mitad recibió aceite de árbol de té en el área afectada dos veces al día. Los científicos descubrieron que el aceite de árbol de té fue tan eficaz como el clotrimazol en la limpieza de la infección. Utiliza unas gotas, dos a tres veces al día y haz un masaje en la uña y en la piel circundante.

[[{"fid":"1123775","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Aceite de lavanda: científicos italianos de la Universidad de Cagliari descubrieron que los extractos de las hojas y los tallos de lavanda son eficaces contra varios tipos de hongos, incluidos los implicados en la causa de infecciones en las uñas. Aplícalo en el área afectada dos veces al día.

[[{"fid":"1123777","view_mode":"preview", "type":"media","link_text":null,"attributes":{"class":"media-element file-default"}}]]  Aceite de hinojo: a veces una infección secundaria puede desarrollarse alrededor de una uña infectada. Para ello puedes utilizar el aceite de hinojo, que posee propiedades anti-fúngicas y anti-bacterianas. Aplícalo dos a tres veces al día.

Prevención

La prevención es clave para protegerse de las infecciones. Incluso algunos estudios demuestran que en los casos tratados efectivamente, al cabo de 1 a 4 años vuelve la infección.

Por esto es necesario seguir unos sencillos pasos de prevención, como mantener las uñas cortas, no compartir tijeras de uñas con nadie, evitar lesiones e irritantes para las uñas, usar zapatos que no dañen los pies, tener cuidado en las piscinas y duchas comunitarias.

¡Aleja estas molestas infecciones de tu vida!