mujer

¿Trabajar puede producir dolor?

78634313
Pixland/Thinkstock

Vivimos en un mundo donde todos tenemos que realizar alguna actividad, ya sea trabajar en el campo, o en la ciudad, donde el ambiente laboral tiene repercusiones para nuestra salud. Bien sabidas son las consecuencias del estrés y la ansiedad producidas por el trabajo, consecuencias mentales que se generan sobre todo en la modernidad, donde buscamos trabajar más para tener más dinero y las cosas que queremos, pero poco se habla de las consecuencias físicas del trabajo.

Cada actividad que realizamos de manera constante y repetitiva produce efectos en nuestra salud, fundamentalmente en nuestro sistema musculoesquelético, que nos van pasando la cuenta y se transforman en molestias crónicas. Es así como las personas que trabajan frente a un computador suelen sufrir enfermedades de los tendones, como la tendinitis, o el túnel carpiano, así como contracturas musculares de la zona del cuello y hombros. Aquellos que hemos pasado gran parte de nuestra vida estudiando también sufrimos las consecuencias de leer mucho, de estar sentados mucho tiempo, de llevar mochilas pesadas, de estar frente al computador, donde la espalda, cuello y hombros son los que más reclaman.

Serán costos de lo que tenemos que hacer, pero el problema está en que se afecta nuestra calidad de vida, nuestra capacidad de trabajar, e incluso nuestra vida diaria. Es por esto que muchas empresas han adoptado las intervenciones ergonómicas: las medidas de trabajo para acomodar el cuerpo humano. Estas medidas han sido implementadas, sobre todo en trabajos que implican manejar material pesado, construcción, empacadoras, oficinistas, etc., realizando cambios incluso en el ambiente de trabajo, para evitar sobrecargar las manos, brazos y hombros.

Según Barbara Silverstein, directora de investigación de la Evaluación de Seguridad y Salud del programa de prevención del Estado de Washington:

“Los empleadores están reconociendo que se necesita variedad en los movimientos que hacen los empleados, más que el uso constante de los músculos, de los nervios y los tendones".

83252675
Jupiterimages/Pixland/Thinkstock

Aunque los trabajadores han observado grandes mejoras en sus dolores musculares y en la prevención de ellos, con las medidas ergonómicas, los investigadores se mantienen generando estudios que demuestren cuáles son las medidas que más funcionan y cómo se deben aplicar, lo que no ha dado grandes resultados.

Es importante que nos demos cuenta que nuestro cuerpo sufre un desgaste por los movimientos constantes que realizamos, ya sea por trabajo o como hobbie (cuando jugamos videojuegos constantemente), y que tomemos las medidas adecuadas para disminuir el daño, como darnos tiempos de pausa, estirarnos y realizar ejercicios para estirar nuestros músculos regularmente.