mujer

Causas de infertilidad femenina

99534883
Hemera/Thinkstock

Cuando una pareja decide unir sus vidas, lo más natural es que llegado el momento adecuado, deseen tener un bebé. La mayor parte de parejas podrá concebir una nueva vida fácilmente; sin embargo, un porcentaje que va en aumento, no podrá conseguirlo a pesar de meses de intento, o no logrará finalizar exitosamente el embarazo. Esto podría ser una alerta de infertilidad.

Según el Consejo Internacional de Difusión de Información sobre Infertilidad, se considera una situación preocupante si tras 12 meses una pareja joven no ha podido concebir, y en el caso de parejas mayores de 35 años, luego de un lapso de 6 meses.

La mayor parte de casos son el resultado de factores que pueden aquejar tanto al hombre como a la mujer, como es el caso de problemas genéticos, la diabetes mellitus, trastornos de tiroides, enfermedades suprarrenales, la hiperprolactinemia, medicamentos prescritos e incluso la dependencia al cigarrillo y la cafeína. Sin embargo, un gran número de casos es producto de problemas que sólo conciernen a la mujer:

  • Desequilibrios hormonales: Entre los que se encuentran el síndrome de ovario poliquístico y la Anovulación, condición que provoca que una mujer no realice la ovulación en cada ciclo menstrual.
  • Menopausia prematura: Mayormente como producto de la desnutrición.
  • Síndrome de Turner: Enfermedad genética por la cual una mujer carece de un cromosoma X, lo que provoca la ausencia o retraso del desarrollo de los caracteres sexuales, y como consecuencia, la infertilidad.
800px 45,X
The cat/wikipedia
  • Endometriosis: Crecimiento del tejido endometrial fuera del útero.
  • Vaginismo: Condición psicológica y/o física que no permite que se produzca la penetración, ya que los músculos de la vagina se contraen involuntariamente.
  • Fibromas uterinos: Tumores benignos que se alojan en las paredes del útero, impidiendo la implantación del ovulo fecundado.
583px Uterine fibroids
Hic et nunc/wikipedia
  • Moco cervical insuficiente: Lo que dificulta el movimiento y supervivencia del esperma.
  • Malformaciones uterinas y anticuerpos antiesperma.

Si estás teniendo problemas para concebir rápidamente, y crees padecer alguna de estas condiciones, lo más recomendable es que recurras inmediatamente a tu ginecólogo. Recuerda que tu cuerpo siempre te envía señales, así que toma tus precauciones y no olvides tu chequeo habitual.