mujer

Información sobre las semillas de lino

97930462
iStockphoto/Thinkstock

Las semillas de lino han sido parte de la alimentación de los seres humanos por miles de años. Sus beneficios para la salud han sido reconocidos desde siempre, y han vuelto a ganar popularidad en los últimos años gracias a los movimientos de alimentación sana, aunque muchas personas no conocen bien a fondo sus beneficios, los cuales veremos en este artículo llamado infomación sobre las semillas de lino.

Beneficios nutricionales

Lignanos: las semillas de lino son una de las mejores fuentes de este tipo de fitoestrógeno, el cual puede protegerte de algunos tipos de cáncer, incluídos el cáncer de mama y el de próstata.

Omega-3: el lino también tiene un muy buen contenido de omega 3, el que también puede ser encontrado en los peces. Cincuenta gramos de semillas de lino tienen la misma cantidad de omega 3 que un kilo y medio de salmón.

Fibra: este tipo de semillas contienen fibra tanto soluble como insoluble, lo que ayuda a mantener el sistema digestivo en muy buena forma.

Proteína: estas semillas son una fuente de proteínas completas, lo que significa que contienen todos los aminoácidos que tu cuerpo no puede hacer por sus propios medios.

96470051
iStockphoto/Thinkstock

Información nutricional de una cuchara de semillas de lino

  • 35 a 40 calorías
  • 1.6 gramos de proteína
  • 2.8 gramos de carbohidratos
  • 2.8 gramos de grasa (0.3 gramos satuaradas, 0.6 gramos monosaturada y 1.8 gramos de grasas poliinsaturadas)
  • de 2.5 a 8 gramos de fibra
  • 3 miligramos de sodio

¿Cómo puedes consumir las semillas de lino?

Las semillas de lino se pueden conseguir en cualquier dietética, e incluso ahora en algunos supermercados comunes también. Hay dos tipos de semillas de lino: marrones y doradas, pero lo único que cambia es el color, no los beneficios ni las características de estas semillas. En general, podrás conseguir las semillas de lino de tres maneras diferentes:

Semillas completas: podrás encontrar las semillas completas tanto en paquetes grandes o en paquetes pequeños, siendo la manera más económica de comprar estas semillas. Podrás guardarlas por mucho tiempo sin que se arruinen ya que las semillas estarán intactas. El único problema de comprarlas de este modo es que, para obtener los beneficios de cualquier semillas, debemos molerlas para consumirlas, o masticarlas correctamente, pero esto es difícil ya que son pequeñas.

Semillas molidas: podrás encontrar este tipo de semillas ya molidas en casi cualquier dietética. Son un poco más caras que las semillas completas, y cuando entran en contacto con el aire pueden perecer rápidamente, por lo que deben ser guardadas en contenedores sin aire y opacos dentro de tu heladera o freezer luego de haber abierto el paquete. Puedes utilizar las semillas molidas en casi cualquier alimento.

Aceite de lino: puedes encontrar el aceite de lino tanto en botellas opacas o en cápsulas. El aceite es mucho más caro que las semillas completas y molidas. Puedes agregar este aceite que es muy saludable a cualquier alimento, pero no puedes cocinarlo ni calentarlo aunque sea un poquito, ya que el calor destruirá todas las propiedades saludables y se arruinará.