mujer

¿Qué esperas para ponerte a bailar?

148073654
iStockphoto/Thinkstock

El baile es una buena vía para mantenernos en forma y al mismo tiempo sanos y felices mentalmente. Además de ser una actividad muy divertida que nos libera del estrés y nos quita la vergüenza, el baile tiene muchos beneficios para la salud.

Aquí les traemos 4 de los más importantes beneficios del baile que harán que no dudemos a la hora de movernos un poco. 

Flexibilidad

La flexibilidad es un aspecto muy importante en lo que respecta a una vida saludable. La danza requiere para su ejecución una gran cantidad de flexibilidad y por ello la mayoría de las clases de baile comienzan con un calentamiento que incluye ejercicios de estiramiento. El esfuerzo por alcanzar el máximo rango de movimientos hará que con el tiempo vayamos aumentando y desarrollando nuestra flexibilidad muscular. 

Fuerza

La fuerza se define como la capacidad de un músculo para ejercer una fuerza contra la resistencia. Bailar aumenta la fuerza ya se por el ejercicio muscular que implica como también por el hecho de muchas veces bailar con otro y tener que ejercer fuerza sobre él. Asimismo muchos estilos de danza, como el jazz y el ballet, tienen una gran cantidad de saltos como movimientos específicos del estilo y por ello generan la adquisición de fuerza al practicarlos.

Resistencia

La danza es en sí misma ejercicio físico. Ese ejercicio físico, si se realiza con frecuencia, aumenta la  resistencia. Esta es la capacidad de los músculos a trabajar duro por períodos de tiempo largos sin fatigarse. Bailar regularmente es ideal para mejorar la resistencia, sobre todo si la danza que practicamos es vigorosa y requiere un gran desempeño aeróbico, ya que la elevación de la frecuencia cardíaca aumenta la resistencia.

Sensación de bienestar

El baile es una actividad social por naturaleza. Diversos estudios han demostrado que las relaciones  sociales y los vínculos afectivos contribuyen a elevar la autoestima y a tener una actitud positiva ante la vida. El baile ofrece muchas oportunidades de interacción social y por eso el hecho de unirse a una clase de baile puede aumentar la confianza en nosotros mismos y ayudarnos a desarrollar habilidades sociales.

Por otra parte la actividad física reduce el estrés y la tensión y por eso la danza practicada de manera regular da una sensación general de bienestar a todo nuestro ser.

Teniendo en cuenta estos cuatro puntos, que son solo un escueto resumen de una inmensa lista de beneficios, podemos estar seguros de que el animarnos a asistir a clases de danza será una de las mejores decisiones que podamos tomar.