mujer

Los 10 mitos más frecuentes en torno al fitness

92239162
iStockphoto/Thinkstock

La importancia que el ejercicio tiene para nuestras vidas hace que se levanten en torno a él muchos mitos e informaciones erradas que se expanden sin una razón ni origen certero. Muchas veces ese tipo de creencias populares se basan remotamente en algo que puede llegar a ser cierto y otras veces son tan lejanas a la realidad que asustan, no por lo que implican en sí sino por el hecho de que alguna persona pueda llegar a creerlos verdad y por ello aplicarlos.

Hoy en 10 mitos más frecuentes y errados en torno al fítness para poder eliminar esas creencias falsas y estar más informados acerca de nuestro cuerpo y lo que verdaderamente necesita.

  • Mito N°1: Nuestro peso subirá al doble si dejamos de hacer ejercicio.

Este tipo de ideas son las que de primera alejan del ejercicio a quienes a todas aquellas personas con sobrepeso que deben necesariamente hacer ejercicio pero que tienen miedo de no poder controlar su voluntad. Este mito se basa más que nada en aquellos que han hecho ejercicio durante mucho tiempo y que dejan de hacerlo sin reducir las cantidades de calorías.

El hecho de comer lo mismo sin hacer el ejercicio habitual evidentemente genera un aumento de peso y por ello se ha generalizado el concepto y se piensa popularmente que al dejar de hacer ejercicio nuestro peso se duplica. La mejor manera de hacer frente a esta creencia y de no tener que sufrirla es el tener en cuenta que al dejar de hacer ejercicio debemos reducir la ingesta calórica para que no sea muy abrupto el cambio de hábito.

  • Mito N°2: Si no sentimos dolor al día siguiente de ejercitarnos es porque no lo hemos hecho lo suficiente.

El hecho de sentir dolor no está directamente relacionado con la cantidad de ejercicio sino con la costumbre de nuestro cuerpo a hacerlo. El no sentir dolor luego de un entrenamiento no significa necesariamente que nos nos hayamos ejercitado lo suficiente sino que nuestro cuerpo pudo soportar tranquilamente la cantidad de ejercicio que hayamos hecho.

El dolor aparece por lo general en aquellas personas que no están acostumbradas a determinada intensidad de entrenamiento y que por ello en las primeras sesiones se sienten doloridas. Ese dolor se va yendo con el tiempo y el cuerpo va generando resistencia a distintas intensidades de ejercicio lo que es sin duda algo muy bueno

  • Mito N°3: Haciendo abdominales podremos conseguir un estómago plano.

En primer lugar, es bueno señalar que el hacer abdominales o cualquier otro tipo de ejercicios para el abdomen fortalecerá estos músculos pero a largo plazo. Es importante este punto que refiere a los tiempos ya que mucha gente piensa que los resultados del ejercicio abdominal tienen que verse inmediatamente y esto rara vez ocurre.

Lo primero para un abdomen plano es el perder grasa del vientre a un ritmo constante y luego de esto se puede hablar de fortalecer los abdominales y lucir un abdomen plano. 

  • Mito N°4: El mejor momento para ejercitarse es por la mañana.

El hacer ejercicios en la mañana no es lo ideal si luego durante el día tenemos muchas cosas que hacer y mucho trabajo al que dedicar nuestra mente y nuestro cuerpo. Si este es nuestro caso lo más recomendable es el realizar ejercicios por la tarde o por la noche para que de esta forma nuestro cuerpo se pueda recuperar correctamente de el gasto y el desgaste sufrido al ejercitarse.

  • Mito N°5: Correr quema más calorías que caminar.

La diferencia entre correr y caminar está en la intensidad de cada una de las actividades. El correr le dará a nuestro corazón un mejor ejercicio debido al aumento de la frecuencia cardíaca pero no por ello es correcto decir que el correr quema más calorías que el caminar.

El resultado final en cuanto a la pérdida de peso será el mismo, lo que importa entonces es la distancia y la intensidad no la actividad en sí.

86504730
Jupiterimages/Comstock/Thinkstock
  • Mito N°6: Si no sudamos no estamos perdiendo peso.

La sudoración es una forma de pérdida de agua corporal y por ello es importante que mantenerse hidratado durante el régimen de entrenamiento. En si se trata de un proceso corporal que ayuda a mantener los niveles de sal del cuerpo y el balance hídrico. Si bien la sudoración implica y hace referencia a sesiones fuertes y extenuantes de ejercicio, se trata solamente un signo no un factor de pérdida de peso ni de quema de calorías.

  • Mito N°7: El ejercicio es la única vía para ponernos en forma.

Muchas personas no disfrutan de los ejercicios sino que más bien les resultan un calvario. No es necesario hacer ejercicio específicamente si no nos gusta siempre y cuando adaptemos nuestra rutina a hábitos cotidianos saludables que de manera enmascarada nos ayuden a ejercitarnos. Subir las escaleras, dejar el automóvil y caminar, sacar a pasear al perro, bailar, jugar al aire libre pueden ser opciones saludables para remplazar rutinas de ejercicio siempre y cuando se tengan incorporados como hábitos cotidianos.

Por otra parte si lo que nos nos gusta es la monotonía de los entrenamientos de gimnasio podemos dedicarnos a practicar algún deporte o actividad física que disfrutemos y que no asociemos tanto con el ejercicio sino más con la diversión.

  • Mito N°8: El ejercicio con el estómago vacío produce mejores resultados.

Este mito es totalmente errado y además peligroso. El hacer ejercicio con el estómago vacío implica el estar abusando fuertemente de nuestros cuerpos y de su capacidad. Es importante el comer al menos una pequeña comida antes de ir al gimnasio para darle energía a nuestro cuerpo y no sentirnos mal luego o incluso desmayarnos por la falta de alimento.

  • Mito N°9: Si hacemos ejercicio es importante incluir grandes porciones de proteínas a nuestra dieta.

No hay duda de que las proteínas son uno de los nutrientes más importantes para nuestro cuerpo y que es bueno el incorporar una buena cantidad de ellas a nuestra dieta diaria. Sin embargo, su ingesta en cantidades demasiado grandes siguiendo este mito puede llegar a alterar el metabolismo y causar desequilibrios nutricionales, deshidratación y hasta problemas en los riñones.

  • Mito N°10: Ejercitarnos en casa no genera los mismos resultados que el ir al gimnasio.

El gimnasio hoy en día se ha vuelto una moda por la importancia que se le da a los equipamientos y a el tener que estar en un ámbito de ejercicios. Se trata de una costumbre del hoy que no tiene nada que ver con resultados sino con el hecho de la interacción social y el ámbito propicio para el ejercicio que allí se genera. No obstante, si tenemos un caminador o una bicicleta fija en casa y nos disponemos a utilizarla, los resultados serán exactamente los mismos que obtendríamos en el gimnasio.

A diario nos bombardean con consejos, productos y aparatos para ejercitarnos pero no necesariamente con información que haga a nuestra salud. Muchas de las cosas que se dicen en torno al ejercicio y al fitness, como hemos visto, son erradas.

Lo mejor es acudir a profesionales del deporte que puedan asesorarnos cuando tenemos este tipo de dudas ya que nunca está demás el conocer un poco mejor nuestro cuerpo y las actividades y rutinas que más lo benefician.