mujer

Plantas afrodisíacas: algunos consejos

78329478
Brand X/thinkstock

Aunque a lo largo de la historia de la humanidad ha sido frecuente el uso de afrodisíacos, no es menos cierto que el tema es polémico. Algunos científicos niegan la existencia de plantas afrodisíacas, mientras que otros reconocen que muchas especies estimulan o inhiben las funciones sexuales.

En realidad no hay conclusiones definitivas al respecto; sin embargo, la sabiduría popular ha validado el hecho de que ciertas plantas pueden crear un estado de ánimo en la pareja que suscita el deseo. Aquí encontrarás algunos ejemplos y sugerencias sobre el modo de emplearlas:

Entre los estimulantes más usados desde la antigüedad se encuentra la albahaca. Los poderes afrodisíacos de esta planta aumentan cuando se la ingiere macerada. La tradición la asociaba con la pasión y la fecundidad. Una característica de la albahaca es que exhala un agradable aroma cuando es frotada con los dedos.

El apio es una planta de moderado efecto afrodisíaco, sobre todo si se consume en sopas. Si se combina con la remolacha se acentúan sus propiedades. Por el contrario, no debe ser mezclada con la lechuga pues anula sus buenos efectos.

El azafrán se obtiene de los pistilos secos de la flor. Se le usa frecuentemente para condimentar las comidas; sin embargo, no todos conocen que tiene un alto poder de estimular sexualmente.

Un popular afrodisíaco conocido en el mundo entero es la canela. Desde tiempos pasados se emplea como condimento ―tanto en comidas saladas como en postres― y en forma de aceite para masajes. Tiene un gran efecto vigorizante, repone energías físicas y mentales.

Cuenta la tradición que la menta fue la primera planta medicinal que se usó como afrodisíaco porque estimula suavemente el sistema nervioso. Según Shakespeare, es un estimulante ideal para caballeros de mediana edad.

Una experiencia erótica inolvidable resulta de echar un puñado de orégano en el baño de agua caliente que se comparte con la pareja. Como infusión tiene también efectos excitantes.

El perejil es una planta que aumenta la producción de estrógenos. Por esa razón resulta de mucha utilidad para las mujeres que se encuentren en el período de la menopausia. Un buen método es sumergir algunas ramas en un litro de agua hirviendo, apagar el fuego y dejar reposar una hora. Se aconseja tomar un vaso justo antes de tener relaciones sexuales.

Es importante no perder de vista que, aun cuando estas plantas medicinales favorezcan la estimulación sexual, el verdadero placer lo alcanzan dos seres humanos cuando logran establecer una relación sana y verdaderamente armónica. Las plantas ayudan a potenciar energías y reservas del cuerpo humano, pero es imprescindible un vínculo espiritual adecuado.