mujer

La salud ósea de las mujeres

57443074
Stockbyte/Thinkstock

Con el paso de la edad, es natural que surjan ciertas preocupaciones en la vida de toda mujer. En general, la mayor atención se centra en los signos más evidentes y visibles, como la aparición de arrugas y otros cambios físicos superficiales. Sin embargo, una de las preocupaciones más importantes debería ser el cuidado de los huesos. Estos son el principal sostén de nuestro cuerpo y lamentablemente, con el paso de los años, se van debilitando progresivamente. Entonces, si quieres gozar de un esqueleto saludable toda tu vida debes cuidarlo, y para ello, es bueno que tengas noción de algunos conocimientos básicos.

Cuando una persona llega a los treinta años de edad, los huesos dejan de crecer y su densidad comienza a disminuir gradualmente, provocando así ciertas condiciones como la osteoporosis, tema ya tratado en este sitio. Lentamente, esta enfermedad provoca un deterioro importante del que una se entera simplemente al quebrarse un hueso. Así que supongo que preferirás prevenirla antes de que aparezca sin siquiera darte cuenta...

La mejor forma de prevenir la osteoporosis es ocupándonos de la salud de nuestros huesos desde edades tempranas. Debes hacerlo llevando una dieta balanceada que contenga nutrientes como la vitamina C, K y D, y por supuesto, calcio. Esto, sumándosele al hábito de ejercitarse con frecuencia, son la clave para tener huesos fuertes y saludables.

Y si ya pasaste los treinta, debes ocuparte de perder la menor cantidad de masa ósea posible. Para ello, consume las cantidades necesarias de calcio diariamente. Si crees que con la dieta que llevas no lo lograrás, puedes sentirte mas tranquila al tomar suplementos farmacéuticos. Y por supuesto, debes continuar realizando ejercicio regularmente.

Si sigues todas estas pautas, sobre todo las que debes tener en cuenta antes de los treinta años, puedes quedarte tranquila de que tus huesos estarán lo más fuerte posible. Y si de lo contrario, crees que no los preparaste lo suficiente para enfrentar el paso de los años, puedes consultar a tu médico. Él te guiará sugiriéndote las medidas adecuadas que deberás tomar. Pero tranquila, nunca es tarde para ocuparte de la salud de tus huesos.