Las plantas “mata-cerebro”

156837061
iStockphoto/thinkstock

Para cuidar el cerebro, órgano más importante del cuerpo que dirige las funciones de los demás, es necesario -además de los cuidados físicos y de alimentación básicos- evitar la ingesta de ciertos vegetales considerados neurotóxicos.

De hecho, existen plantas que son usadas como alimento en diversas regiones del planeta que contienen toxinas para el cerebro, y millones de personas las consumen sin siquiera imaginarlo.

El consumo habitual de esas plantas –ricas en neurotoxinas-- puede dañar las neuronas y producir lesiones graves en el cerebro, causantes de parálisis o deterioro intelectual. Si tales plantas son procesadas adecuadamente es posible eliminar las neurotoxinas, pero eso no ocurre en la mayoría de los países en los que son consumidas.

Así, encontramos la almorta, de semilla similar al guisante, usada en Africa por su elevado valor nutritivo, pero que consumida cruda aporta una neurotoxina que produce parálisis y trastornos nerviosos. La yucao mandioca amarga contiene cianuro, que degenera las neuronas motoras cerebrales.

La cicaes un árbol cuyas semillas pueden causar degeneración en las neuronas motoras del cerebro y de la médula espinal, generando debilidad muscular o enfermedad de Parkinson.

La caña de azúcar enmohecida, por la aparición del hongo Arthrinium, produce ácido nitropropiónico, que provoca un estado de coma que puede durar de 7 a 40 días. El coma desaparece luego espontáneamente, pero deja secuelas permanentes.

Las hojas de guanábana, que se consumen sobre todo en las Antillas, preparadas en infusión, contienen un alcaloide neurotóxico que causa la degeneración de las neuronas y ganglios basales del cerebro. Esto provoca casos similares al mal de Parkinson, existiendo una predisposición hereditaria en pobladores de esa zona.