mujer

Exponerte al sol envejece tu piel

dv1451035
Digital Vision/Thinkstock

¿Te resulta atractivo tener la piel bronceada durante el verano? Pues deberías saber que exponerte al sol envejece tu piel, ya que los rayos ultravioletas son los responsables del bronceado de la piel pero también de su envejecimiento porque son los que inciden más profundamente, llegan hasta la dermis y dañan las fibras elásticas y el colágeno, produciendo flacidez y arrugas.

Exponerse al sol para buscar un bronceado es un contrasentido, pues se busca belleza pero por otro lado se produce envejecimiento de la piel.

Por ejemplo, dos mujeres de la misma edad y la misma piel, una que se expuso por muchos años al sol y otra no: allí se ve el fotoenvejecimiento. La piel expuesta a los rayos ultravioleta envejece más rápidamente, dando lugar a  la aparición de arrugas, manchas, sequedad, flacidez. La dermatóloga Cristina Parafiniuk explicó que "no solo debemos preocuparnos de los efectos 'malignos', sino de otros como el envejecimiento cutáneo, dado que los cambios de prioridades vitales han variado. Este se produce por acumulación a lo largo de los años, no hay con qué detenerlo.

Por eso es que decimos 'la piel tiene memoria', y nos pasa factura en algún momento: disminuye la elasticidad, textura, se vuelve opaca, aparecen manchas y todo esto nos hace vernos 'más viejos' que nuestra edad real".

La estrategia preventiva se centra en el principal factor de riesgo modificable, la exposición al sol para reducirlo a través de una correcta y adecuada fotoprotección. La fotoprotección se puede definir como el conjunto de medidas que permiten limitar los daños cutáneos acumulativos inducidos por la radiación solar. Si vas a la playa o te expones al sol por cualquier circunstancia, no olvides colocarte protector solar 15 minutos antes, y reponerlo cada tres horas, por lo menos en las zonas más expuestas.

Es importante el cuidado de los niños pues se sabe que los más pequeños se exponen del sol hasta tres veces más que los adultos, y se calcula que entre el 50 al 80% del tiempo de exposición solar en la vida de una persona se produce antes de llegar a los 18 años.