mujer

Desintoxicar el hígado

78290919
Goodshoot/thinkstock

Todos tenemos un laboratorio silencioso dentro del abdomen, una gran planta depuradora cuyas funciones son quizás las más importantes del organismo humano. Por eso es tan importante desintoxicar el hígado, que trabaja mucho aunque de forma apenas perceptible, salvo cuando se enferma y se manifiesta el problema.

Favorecer su función con una dieta saludable es lo mejor, y si ello no es posible o no se cumple a cabalidad, siempre hay recursos con los que se puede contar y están al alcance de la mano, tal vez a un jardín de distancia.

Entre los vegetales protectores y regeneradores del hígado encontramos el rábano (raphanus sativus), que consumido crudo en ensalada o en jugo aumenta la producción de bilis, desintoxicando y descongestionando el órgano vital. El rábano contiene un elemento glucósido sulfurado que por hidrólisis enzimática se transforma en rafanol, un estimulante que regenera los hepatocitos o células del hígado.

También se puede consumir cardo mariano (silybum marianum), de cuyos frutos y semillas se extrae la silimarina, potente ingrediente de algunos preparados farmacéuticos. Aunque frutos y semillas se pueden ingerir normalmente en forma de infusión. La silimarina estimula la regeneración de las células hepáticas, según indica el doctor Jorge Pamplona Roger en su libro “Cómo tener un cuerpo sano”.

Pero por supuesto lo más recomendable es la prevención, vale decir mantener una dieta liviana y nutritiva, que exija al hígado poco trabajo, sin aditivos artificiales agregados, pobre en grasas, moderada en proteínas, baja en sal y rica en hidratos de carbono complejos (cereales integrales, tubérculos y legumbres).