mujer

Síntomas de la menopausia en la mujer

La llegada de la menopausia indica el fin de la fertilidad en la mujer. Obviamente, no se trata de una enfermedad sino de un proceso biológico natural que todas las mujeres vivirán al cumplir cierta edad. Por lo general, se identifica a la menopausia como los 12 meses siguientes al último período menstrual, que ocurre aproximadamente a los 50 años.

Este proceso natural es producto de una serie de cambios hormonales que nos traen todo tipo de síntomas. Muchos de ellos pueden afectar la calidad de nuestro sueño, quitarnos energía y provocarnos sentimientos de angustia e inseguridad.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia en la mujer?

  • Períodos irregulares. Cuando nos acercamos a la menopausia, el ciclo menstrual se vuelve cada vez más irregular, de manera que se pueden acortar o alargar. La ovulación se hace menos frecuente.
  • Sofocos. Este es uno de los más comunes síntomas de la menopausia en la mujer, pues afecta a un 75%. Se trata de una intensa sensación de calor por todo el cuerpo durante algunos minutos, que muchas veces puede causar más transpiración de lo usual.
  • Cambios de humor. Los cambios hormonales provocan cambios de humor repentinos. Se puede pasar de la alegría al llanto, de la euforia a la tranquilidad, en cuestión de minutos.
  • Sequedad vaginal. Puede presentarse irritación, incomodidad y picazón en la vagina.
  • Problemas del sueño. Una de las consecuencias de todos estos síntomas sumados genera dificultades a la hora de concicliar el sueño. Esta falta de sueño a su vez provoca, en consecuencia, irritabilidad, mal humor y falta de energía.
  • Hinchazón. Los cambios hormonales hacen que se retengan líquidos en el cuerpo, se hinche el abdomen y por tanto se aumente de peso.
  • Dolor en los senos. También provocados por las revoluciones hormonales.

Estos fueron los principales síntomas de la menopausia en la mujer. Si te encuentras en esta etapa de tu vida, no tienes por qué lamentarte: es parte del ciclo de la vida.

Además, tampoco tienes por qué sentirte menos mujer o menos atractiva. De lo contrario, la vida sexual mejora muchísimo luego de la menopausia, pues ya no existe la preocupación por quedar embarazada.