mujer

Historias alternativas: Historia de la Cromoterapia

Historia de la Cromoterapia
Image Source/Thinkstock

Algunas terapias alternativas que están de moda hoy, tienen en realidad cientos de años de historia. La Cromoterapia es una de ellas, y a pesar de que a lo largo de la historia de la Cromoterapia (o terapia de los colores) el método ha experimentado altos y bajos niveles de popularidad, lo cierto es que el poder de sanación de los colores fue descubierto por antiguas civilizaciones.

Esta terapia alternativa fue practicada por la civilización egipcia, la antigua China a partir de los fundamentos de la Medicina Tradicional China, en la India gracias a la Ayurveda y heredada a partir de ellas al Tíbet y a otras partes de Asia. Los pueblos musulmanes la aprovechaban de forma diversa, y era común que las mezquitas iraníes se utilizaran azulejos con diferentes colores para inspirar el espíritu y purificarlo.

Un caso concreto famoso de aplicación antigua de la Cromoterapia es el del Templo de Heliópolis, que fue diseñado de tal forma que los rayos provenientes del Sol se descompusieran en los siete colores del espectro, para así utilizarlos con propósitos curativos. A partir de la arquitectura se pretendían aprovechar las propiedades de los colores, aunque sin aplicaciones medicinales concretas.

Sin un propósito expreso (por ser considerado pagana) la Cromoterapia fue utilizada en la Edad Media, cuando las Catedrales eran adornadas con azulejos vidriados para tomar los famosos 'baños de sol'.

Hasta aquí la Cromoterapia no era considerada una terapia constituída de forma explícita, sino como un poder curativo difuso e impreciso, que a pesar de aprovecharse no tenía una aplicación directa.

Hacia 1923 el Dr. Alexander Gurvich realizó un trabajo pionero relativo a las propiedades de los colores. Según sus observaciones bioquímicas realizadas sobre células, observó que las mismas se separaban sincrónicamente (mitosis); sin embargo, al separarlas por una barrera de vidrio las divisiones celulares no se daban de la misma forma. Esto lo llevó a concluir que las células emiten irradiaciones propias débiles.

Algunas décadas más tarde, el Dr. Popp realizó un análisis espectral de las presuntas irradiaciones celulares, y comprobó que las mismas van desde el violeta al verde, y aunque estos colores son imperceptibles para el ojo humano, ciertamente las células emiten radiaciones de color.

Dentro del terreno de la bioenergía podemos interpretar estos procesos como parte de la composición energética de la célula. Estas son encargadas de llevar a cabo el reparto energético por todo el organismo, y si podemos armonizar este sin causar anomalías podemos estar prevenidos ante la aparición de enfermedades.

Historia de la Cromoterapia 01
iStockphoto/Thinkstock

A esto apunta la cromoterapia, a adquirir de los colores las propiedades necesarias para balancear la energía que corre por nuestro organismo. A pesar de que este objetivo tiene una clara influencia por parte de la Medicina China, el objetivo es el mismo en cualquier corriente medicinal que incluya la Cromoterapia: sanar a partir de los colores.

Los colores de Cromoterapia son los siguientes:

  • Rojo: Estimula la circulación sanguínea.
  • Naranja: Fomenta el buen ánimo espiritual.
  • Amarillo: Es un color que aporta energía.
  • Verde: Es un color que relaja y seda, perfecto para personas nerviosas.
  • Azul: El color relajante por excelencia.
  • Violeta: Aumenta la confianza y se usa para superar traumas.
  • Púrpura: Mejora la concentración
  • Magenta: Sirve para combatir depresiones.

El tratamiento de cromoterapia convencional apunta a sacar lo mejor de estos colores de diversas formas. Una de las más conocidas es la aplicación de los colores en forma de luz sobre determinadas partes del cuerpo. En las clínicas nos aplican los colores a diario durante treinta minutos, y el tratamiento comienza a funcionar a partir de los quince días.

Historia de la Cromoterapia 02
Henry Gan/Digital Vision/Thinkstock

A pesar de que los tratamientos de Cromoterapia se realizan de forma estándar, hoy en día uno de los saberes medicinales que más aprovecha los beneficios de los colores es el Feng Shui, que integra a la distribución del mobiliario del hogar la peocupación por los colores con los que revestimos nuestra casa.