mujer

Hierbas medicinales chinas

140470370
iStockphoto/thinkstock

Una de las ramas de la medicina tradicional china es la fitoterapia, término que comprende todas las modalidades de la medicina herbal que obtiene sus remedios de la naturaleza. La particularidad de la fitoterapia en la cultura oriental es que no sólo utilizan hierbas medicinales sino que también se preparan remedios naturales con sustancias de origen animal y mineral.

Las hierbas medicinales chinas han sido utilizadas durante miles de años para tratar innumerables enfermedades y trastornos de la salud. Y a lo largo de tanto tiempo, como era de esperar, se han ido perfeccionando las combinaciones y las aplicaciones gracias a la experimentación y la investigación

La clasificación de las hierbas medicinales chinas es bastante compleja, una de las formas de agruparlas es por la energía que cada una posee o la influencia en la energía Chi del individuo que las consume.

Existen cuatro energías distintas: Frío, fresco, tibio y caliente. Se contempla la presencia de una quinta energía que es neutra. El frío y fresco se relaciona con la energía YIN y tienen que ver con la humedad, la contracción y la paralización de procesos energéticos en nuestro cuerpo. Mientras que  el tibio y el caliente se refiere a las energías YANG que tienen que ver con la sequedad, la expansión y el movimiento.

Otra forma de clasificación es por gustos dividiéndose todas las hierbas medicinales chinas en cinco gustos: ácido, amargo, dulce, picante y salado.

El sabor ácido absorbe y controla, son para tratar el sudor nocturno, la tos crónica, diarrea, enuresis y otras dolencias.

Las amargas reducen y secan, expulsan el calor interno y eliminan la humedad. Para bajar la fiebre y aliviar síntomas de enfermedades como la gripe o el resfriado.

Los sabores dulces tonifican, armonizan y regulan la energía. Son calmantes y desintoxicantes. Se utilizan para el estreñimiento, la tos seca y para casos de desequilibrios entre el bazo y el estómago.

Las sustancias picantes inducen al calor, la transpiración y promueven la circulación sanguínea mientras que las saladas relajan los intestinos y ablandan callosidades y durezas.