mujer

Afrodisíacos naturales caseros

78324126
Brand X/thinkstock

El sexo no solo es algo placentero sino que es una parte importante de nuestras vidas y es un elemento fundamental para llevar una vida saludable.

Pero en algún momento de nuestras vidas, puede ocurrir que necesitemos una pequeña ayuda para mejorar nuestra vida sexual, sin que esto signifique necesariamente que tengamos alguna disfunción o enfermedad sexual.

Se llama  afrodisíaco a cualquier sustancia que tiene el poder de aumentar nuestra libido y nuestro deseo sexual. Existen muchas plantas medicinales con estas propiedades que pueden funcionar como excelentes afrodisíacos naturales.

Ginseng Esta planta milenaria es famosa por sus propiedades afrodisíacas. Provoca una mejora general en todo el cuerpo activando la circulación sanguínea, al mismo tiempo que actúa como un revitalizante, energizante y estimulante mental.

ChocolateEl chocolate contiene una sustancia llamada fenil etilamina que seria la misma que produce nuestro organismo naturalmente cuando estamos en la antesala de una relación sexual. Algunos estudios incluso hasta sugieren que el chocolate estimula en el cerebro las mismas áreas que intervienen al realizar el acto sexual.

Té de Damiana No existen pruebas científicas de porque la Damiana estimula la líbido, pero esto parece no importarle a muchas personas, en especial en la zona de Centroamérica, de donde es originaria esta planta, donde se usa tradicionalmente como afrodisíaco. Produce un aumento del deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Nuez moscadaLa nuez moscada es efectiva en mujeres, es indicada para mujeres que ven disminuido su deseo sexual por causa de la menopausia o cuando la libido se ve afectada por algún problema de origen psicológico. Es uno de los afrodisíacos naturales más poderosos que podemos encontrar

Canela La canela es otro afrodisíaco que estimula el deseo sexual y la libido. Es indicada especialmente para los hombres que sufren de problemas de erección.

Estos afrodisíacos naturales son efectivos y tienen la gran ventaja de no tener efectos secundarios como si los tienen los medicamentos, y algunos pueden ser muy peligrosos para nuestra vida sexual.