El alcohol y el café no se llevan bien

El alcohol y el cafe no se llevan bien
iStockphoto/Thinkstock

Si eres de los que después de una borrachera tomás café dejame decirte que esta es una práctica que deberías abandonar. Según un estudio realizado por la Universidad de Temple en Filadelfia, el café hace más difícil que nos demos cuenta que estamos bajo la influencia del alcohol. Las bebidas energéticas con altos niveles de cafeína tampoco son recomendables en estos casos.

Según estas conclusiones tomar una taza de café después de haber bebido importantes cantidades de alcohol es la peor manera de despejar la embriaguez. El café podría hacerte sentir que estás aclarando los sentidos pero en realidad esto será sólo una ilusión.

Podrías sentir que no estás borracho cuando en realidad si lo estás. Por más tentador que pueda resultar para algunos permanecer despierto durante toda la noche los resultados parecen indicar que la combinación de cafeína y alcohol conlleva ciertos riegos. Por ejemplo, podrás manejar estando intoxicado o ponerte en situaciones de peligro.

La combinación de bebidas energizantes con alcohol se ha vuelto muy popular entre muchos jóvenes. En la actulidad se está estudiando en Estados Unidos la seguridad y la legalidad de las bebidas "energéticas" que tienen altos niveles de cafeína u otros estimulantes.