mujer

Cromoterapia: Rojo, naranja y amarillo para tu salud

156450702
iStockphoto/thinkstock

Hablamos, después de bastante tiempo, de cromoterapia y de propiedades de los colores. Como sabemos, el fundamento de la cromoterapia es que cada color ofrece determinadas soluciones para nuestra salud, y por ello su aplicación puede ser la clave para superar una depresión, un trauma o una enfermedad.

En este caso nos centramos en tres colores asociados: el rojo, el naranja y el amarillo, cromáticamente relacionados aunque aplicables para distintos problemas por separado entre sí.

Comenzamos hablando del color rojo. Este color representa la parte inferior de tu cuerpo, concretamente los pies, piernas, caderas y espina dorsal. Este color es útil para deportistas, pues tiene un poderoso efecto energizante y evita el cansancio. Ayuda además en la criculación sanguínea y en la salud sexual.

En el caso del amarillo, sus propiedades están relacionadas con la estabilidad mental. Es un color que relaciona la mente con el cuerpo, y que ayuda concretamente a la digestión y al pensamiento ordenado.

Finalmente, mi color preferido: el naranja. Este color tiene un efecto optimista que mejora tus relaciones humanas y te impulsa a sociabilizar. Para depresiones es ideal, pues genera alegría y mentalidad positiva. Es concretamente beneficioso para problemas hepáticos y para la fertilidad femenina.