Los fumadores y la impotencia sexual

Todos hemos escuchado afirmar queel tabaco disminuye la potencia sexual en los hombres y la esterilidad en el caso de las mujeres. De hecho hay diferentes campañas anti- tabaco que de una manera muy gráfica han querido retransmitir esta idea. Si quieres ver algunas de esas creativas imágenes haz click aquí, aquí o aquí.

Los efectos negativos que produce el tabaco son más que conocidos por todos: enfermedades respiratorias, cardiovasculares y distintos tipos de cáncer. Para desgracia de los fumadores el cigarro conlleva otra consecuencia bastante negativa: produce disfunción eréctil.

Esta impotencia puede ser producida por varios factores como la depresión, la ansiedad, la diabetes, las drogas y el tabaco. Tengamos en cuenta que esta disfunción afecta directamente a la autoestima de los hombres y además la relación que mantienen con su pareja.

La impotencia producida por el cigarro se debe a problemas circulatorios. El tabaco reduce la presión sanguínea del pene, además de dañar otras funciones del cuerpo que están involucradas en el proceso eréctil como el cerebro, los pulmones y los nervios.

Distintos estudios han demostrado que los fumadores tienen riesgos más altos de sufrir impotencia sexual, más exactamente un 50% más de chances que un no fumador de la misma edad. Además de este “pequeño inconveniente” la calidad del esperma baja considerablemente, por lo tanto, se dificulta la posibilidad de fecundar el óvulo, generando problemas de fertilidad.

El prototipo cinematográfico en donde el protagonista aparece como un sex-symbol con un cigarro en la mano ya pasó de moda. O por lo menos ahora tenemos claro que no tiene asidero en la realidad. Por lo tanto, queridos fumadores, aquí tienen otro motivo más para dejar de una vez por todas el cigarrillo.