Indice de Masa Corporal: ¿Verdad o mentira?

148102689
iStockphoto/Thinkstock

Es común escuchar del Índice de Masa Corporal (IMC), e incluso nosotros nos referimos con frecuencia a él. Esta medida, un producto del cálculo entre la altura y el peso del individuo, que da como resultado una cifra que ingresa dentro de determinadas clasificaciones que sirven para medir su salud.

Así, niveles menores a 19 se los cataloga como infrapeso, mientras que niveles entre 19 y 25 son tomados como peso normal. Los niveles superiores a 25 se los considera sobrepeso, y los mayores a 30 ya son considerados como obesidad.

Estas clasificaciones son muy duras, y muchas veces se alega que no son lo suficientemente contemplativas como para tener una imagen cabal de la salud de un individuo, basándose en un dato duro que no sirve más que para categorizar la realidad. Otros, sin embargo, lo encuentran una herramienta utilísima para entender la salud de un individuo. ¿Cuál punto de vista es el correcto?

Creo que ni uno ni el otro tienen toda la razón de su lado. Tomar al IMC como una medida canónica peca de ser una visión reduccionista y simplista, mientras que descartarlo nos privaría de contar con una buena estrategia de aproximación primaria para conocer los niveles de salud de un individuo.

Entonces, en términos taxonómicos el IMC es una ventaja, pero pierde utilidad si lo manejamos como único criterio de evaluación. La palabra del médico es, una vez más, la más digna de ser escuchada. Por tu parte, ni confíes demasiado ni descreas del IMC, nuevamente los términos medios son los más adecuados.