mujer

Consejos Feng Shui I: El dormitorio

stk314054rkn
Stockbyte/thinkstock

Si mal no recuerdas hace unas semanas en OtraMedicina hablábamos un poco acerca de los principios y orígenes de ese rico y milenario arte que es el Feng Shui. Se trata de un saber originario de la antigua China que se propagó a lo largo de todo el mundo, a través del cual se intenta conseguir la armonía en el espacio para aflorar la energía positiva en el ser humano.

En esta serie de Feng Shui que te presentamos para arrancar el año, comenzamos hablando del dormitorio, un lugar en el que pasas mucho tiempo del día y que debe estar correctamente alineado en relación con las fuerzas del Yin y el Yang para que el Chi circule correctamente a través de él y sus espacios.

En primer lugar prestémosle atención a los colores. Tu dormitorio debe estar presidido por colores más bien claros, relajantes y que inviten al descanso y al sosiego, evitando colores fuertes, llamativos y eléctricos que interrumpan la armonía. Las paredes, sábanas, alfombras y muebles deben ser de colores pasteles y claros, tratando de no incluir colores como el rojo, el verde chillante o el amarillo luminoso.

80447952
Goodshoot/thinkstock

En cuanto al orden y la disposición en el dormitorio hay que establecer algunos lineamientos. Debemos pensar que nuestro cuarto no debe estar desordenado, pues esto altera la armonía y la serenidad que deben primar en él. Incluso no deben haber elementos relacionados al trabajo o al estudio, pues esto interviene negativamente en la tranquilidad del dormitorio.

La cama en sí juega un papel primordial en el dormitorio. Su disposición es fundamental para lograr un buen descanso. Se debe evitar que los pies o la cabeza estén enfrentados con la puerta. Hay que colocarla en otro lugar, y preferiblemente no debajo de la ventana. La cama no tiene que tener nada colgado arriba (o tener un mueble adherido a la pared, por ejemplo), y también guardar espacio libre debajo de ella.

Finalmente, los adornos también juegan un papel importante. Los espejos no deben colocarse frente a la puerta porque reflejan el Chi hacia fuera, y tampoco deben colocarse dos espejos enfrentados entre sí porque generan un campo energético negativo entre ellos. Tampoco deben colocarse cuadros relacionados al agua o fotografías con ella, pues el Feng Shui relaciona al agua con problemas de alergia o asma.

Obviamente es difícil organizar todo tu cuarto de acuerdo a estos principios, pero sí es posible seguir algunos para lograr la mejor circulación de Chi de acuerdo con las posibilidades que tienes en tu dormitorio.