mujer

Haciendo Cromoterapia con las paredes de tu hogar

144211227
iStockphoto/thinkstock

El blanco es por excelencia el color del que se nutren las paredes. En la amplísima mayoría de las casas que visitamos se utiliza el color blanco para pintar las paredes, y ver un living pintado de verde manzana o un cuarto pintado de azul es motivo de sorpresa para los visitantes, acostumbrados a ver todas las paredes de la casa pintadas de blanco.

¿Debemos erradicar el blanco de nuestra casa? No, para nada. El blanco es un color bonito y puro, que da sensación de limpieza, pero combinarlo con otros colores es la mejor idea si tenemos en cuenta que la Cromoterapia se basa justamente en la influencia de los colores en nuestros estados de ánimo.

Es así como aplicando inteligentemente colores determinados en cada habitación de la casa podemos lograr una armonía perfecta para sentirnos bien. A continuación te damos algunos consejos para aplicar Cromoterapia en tu hogar.

Debes tomar en cuenta que en habitaciones como pasillos deben predominar los colores cálidos y agradables, en los dormitorios más bien los colores fríos. La cocina debe ser una mezcla justa de colores cálidos y fríos, sin que predomine más los unos que los otros. Finalmente, en el comedor debe ocurrir lo mismo que en la cocina, nunca sobrecargando de colores el ambiente.

Es fundamental saber complementar colores y diferenciar sus opuestos para aplicar Cromoterapia en las paredes de tu hogar. Ten en cuenta que el amarillo y el azul o el naranja y el azul son colores opuestos que pueden complementarse. También ocurre lo mismo con el rojo y el verde esmeralda o con el violeta y verde vegetal.

Vía | EnBuenasManos