mujer

Los beneficios de las aguas termales

95524069
iStockphoto/Thinkstock

El placer de introducirse en aguas termales es algo incomparable. Nuestro cuerpo se relaja de manera tal que se vuelve un deseo incontrolable el de pasar todo el día metido en estas aguas. Muchos médicos recomiendan a sus pacientes la inmersión en termas para la mejora de diversas enfermedades y virus.

Los factores que nos hacen sentir esto son de tres órdenes: químico, físico y biológico. Los hechos químicos que tienen lugar en el momento de inmersión en aguas termales se producen a causa de las sustancias que el agua posee en sí misma. A través del proceso conocido como ósmosis, éstas penetran en nuestro cuerpo, haciéndose parte del torrente sanguíneo e irradiándose a la totalidad de nuestro cuerpo.

La física también cumple su rol aquí. La temperatura del agua produce una dilatación de nuestros vasos sanguíneos, con lo cual nuestros tejidos se oxigenan y se liberan sustancias que producen un efecto antiinflamatorio y relajante.

En último lugar, en el agua coexisten macro y microorganismos de flora y fauna acuática que se denominan biogleas. Algunos de estos elementos denominados sulfobacterias actúan regenerando nuestra piel. El deterioro cutáneo es compensado con estos elementos que conviven en el agua a través de sus propiedades reconstitutivas.

Es deducible de aquí que la inmersión en aguas termales es una receta ideal (sino la mejor) para combatir el estrés y otro tipo de enfermedades (hasta fisiológicas).

Via | opensportlife