mujer

La importancia del desayuno

la importancia del desayuno 1
iStock/ariwasabi/Thinkstock

Indispensable para el equilibrio alimenticio, la importancia del desayuno radica en que permite reconstituir las reservas para afrontar la jornada. No tomar un buen desayuno equivale a exponerse a un momento de debilidad, y tener que comer necesariamente algo hacia las 11 de la mañana. Así pues, conviene tomar un buen desayuno que contenga un correcto índice glicémico.

¿Por qué es importante desayunar?

Las personas que tienen tendencia a saltarse este comida compensan con aportes calóricos más importantes durante el resto de la jornada, recuperando la energía perdida en otras comidas. Ciertas personas comen mucho por la noche, lo que es poco recomendable, del hecho de la casi inexistente actividad física. La solución está en comer ligero por la noche y comer bien en el desayuno.

El índice glicémico o IG es la gran revolución de este año. Para el cuerpo, los glúcidos no son todos equivalente: ciertos de ellos aumentan rápidamente la glicemia y otros lo hacen menos. Por lo tanto, conviene tener un correcto índice glicémico en el desayuno. Este concepto es particularmente importante en el desayuno que tiene la doble función de romper con largas horas de ayuno, y de mantener el organismo hasta la hora de la comida.

la importancia del desayuno 2
Pixland/Jupiterimages/Thinkstock

De manera general, cuanto más productos con un IG elevado se consumen, mayor cantidad de kilos se engorda. Se trata pues de elegir correctamente para no ir picoteando a lo largo del día. También conviene pensar en lavitamina B, contenida en las féculas: pan integral para los amantes de las tostadas, cereales, etc.

El desayuno ideal

El desayuno debe proporcionar al organismo vitaminas procedentes de las frutas o de los cereales, así como una buena dosis de calcio. Las personas que no toman el desayuno no pueden colmar esta falta. Esto también es válido para los adultos y para los niños. El desayuno de los niños permite combatir la obesidad.

El hecho de ingerir unacomida copiosa por la mañana permite limitar el aumento de peso. La ración calórica está bien repartida durante el día y evita el picoteo. Sin embargo, el consumo de barritas de cereales en el desayuno y otros alimentos demasiado ricos en azúcares lentos disminuye los rendimientos intelectuales durante el resto de la mañana. Así pues, este es unejemplo de buen desayuno:

desayuno
Daniel Hurst - RF - Thinkstock
  • Pan (integral, multicereales, de centeno y con levadura)
  • Cereales (copos de avena o muesli) para un aporte en glúcidos, fibras y proteínas.
  • Oleaginosos (almendras, nueces, avellanas) y/o semillas por sus ácidos grasos esenciales.
  • Una pieza de fruta (melón, manzana, plátano, cítrico) preferentemente con piel para preservar todas las fibras que facilitan el tránsito intestinal y beneficiarse así de su acción anticancerígena, además de contener un bajo índice glicémico.

Los frutos secos como los albaricoques, los higos o las uvas son perfectas, pero en período de régimen, se debe evitar comer dátiles cuyo IG es bastante elevado. Igualmente, se recomienda tomar un producto lácteo como queso blanco, pero esto no es obligatorio. Por último, durante el fin de semana, se puede optar por un huevo pasado por agua, pero conviene dejar de lado la charcutería, demasiado grasa y salada.

En resumen, el desayuno es la comida más importante de todo el día, pero no de cualquier forma. Siguiendo estos pequeños consejos podemos mantenernos en forma durante toda la jornada, sin tener que recurrir al picoteo continuo. Además, un desayuno equilibrado ayuda a mantenerse en el peso ideal.