mujer

9 errores que estás cometiendo con tus TAMPONES

Es malo usar tampones siempre 1
iStock/Thinkstock

Son blancos y pequeños, pero los tampones no son tan inofensivos como parecen. ¡Menos cuando los introduces en tu vagina! Por ello, debes empezar a tener más cuidado y evitar cometer los siguientes errores...

Akushevich/iStock/thinkstock

#1 No te lavas las manos

Este es un paso fundamental para proteger la salud de tu vagina y debes darlo ANTES y después de colocarte el tampón. De este modo, evitarás que las bacterias que estaban en tus manos se instalen y hagan sus estragos en tus partes íntimas.

mansichirps/iStock/thinkstock

#2 No lo desplazas lo suficiente

¡Por eso te resultan tan incómodos! Un tampón bien colocado no debe sentirse. Así que no tengas miedo de ir un poco más allá.

matka_Wariatka/iStock/thinkstock

#3 Siempre usas tampones de alta absorción

Cuanto mayor sea la capacidad de absorción de tus tampones, más serán los riesgos de padecer el síndrome de shock tóxico, una infección que puede llegar a ser letal. Por este motivo, es recomendable que uses este tipo de tampones SOLO cuando tu flujo sea muy profuso o, ¡todavía mejor!, que optes por compresas higiénicas.

Ver más: Síntomas del síndorme de shock tóxico

olvius/iStock/thinkstock

#4 Lo cambias una vez al día

No importa qué tan escaso sea tu flujo: no debes dejar que pasen 8 horas, sin antes cambiar tu tampón. De lo contrario, estarás favoreciendo que tu canal vaginal se convierta en el ambiente más propicio para la proliferación de todo tipo de bacterias.

MamaMiaPL/iStock/thinkstock

#5 Lo usas para que absorba las secreciones vaginales...

No es nada extraño que detectes alguna secreción vaginal en la mitad de tu ciclo. Ahora bien, es importante que no acudas a los tampones en este caso. Si lo haces,  alterarás el pH natural de tu vagina y te expondrás a sufrir infecciones.

stagnatilis/iStock/thinkstock

#6 ...o el día después de que se te fue

Te gusta ser muy precavida. Este es el motivo por el que acudes a los tampones incluso el día después de que la regla se te ha retirado. Pues, no utilices estos accesorios femeninos “solo por si acaso”. De algo puedes estar segura: remover un cilindro de algodón seco de un canal vaginal igualmente seco no representará la experiencia más gratificante de tu vida.

matka_Wariatka/iStock/thinkstock

#7 No lo cambias después de hacer “lo primero” o “lo segundo”...

En el fino hilo que utilizas para remover tu tampón pueden acumularse muchas más bacterias de las que puedes imaginar. Y, ¡nada bueno puede suceder si estas llegan a ingresar a tu vagina! Por ello, cámbiate después de usar el inodoro. ¡No cuesta nada!

Birgit Reitz-Hofmann/iStock/thinkstock

#8 ...o después de nadar

Cuando tomas un baño en una piscina, un jacuzzi o el mar, el hilo de tu tampón también lo hace y absorbe el cloro o la sal. Esto puede irrritar tu piel.

Copa menstrual una alternativa a la escasez de tampones 2
iStock/Thinkstock

#9 Los prefieres con aroma

Hay mujeres que no experimentan ningún problema, pero otras son alérgicas a los tampones aromáticos y pueden sufrir picazón e irritación.

Ahora que los conoces, evita cometer estos errores. ¡Cuida tu vagina!