mujer

Consejos para saber si se tiene una hernia inguinal

Cara-Foto/istock/thinkstock

Cuando se crean agujeros en la pared del abdomen, el intestino delgado puede pasar a través de ellos y alojarse en el canal inguinal, provocando una hernia en la zona de la ingle. La hernia inguinal es una de las patologías más frecuentes, e identificarla lo antes posible es indispensable para evitar que se produzca una obstrucción del flujo sanguíneo o un infarto de la zona afectada. Veamos cómo saber si se tiene una hernia inguinal y cuáles son sus síntomas.

Por razón de la anatomía de la zona inguinal, este tipo de hernias es más frecuente en los hombres que en las mujeres. Además, no se presenta únicamente en los adultos: 1 de cada 100 niños sufre una hernia inguinal. Se distinguen dos tipos de hernia inguinal: indirecta y directa. A pesar de que las dos se producen por culpa de la fragilidad de lapared abdominal, presentan características diferentes.

Tipos de hernias

Hernia inguinal directa

Es la que se desarrolla por culpa del paso del intestino delgado a través de un agujero creado en la pared abdominal. Normalmente, este agujero se crea en la zona de la ingle. 

Hernia​ inguinal indirecta

En los hombres, los vasos sanguíneos de los testículos y del conducto seminal pasan a través de un pequeño agujero interno en el canal inguinal. Cuando este agujero es más grande de lo habitual, las vísceras abdominales pueden pasar a la zona de la ingle o, incluso, hacia el escroto, y causar la hernia. Este tipo es más frecuente en los niños.

Síntomas de hernias

fuse/thinkstock

El síntoma más evidente que presenta la hernia inguinal es la aparición de un grosor en la zona de la ingle. En los casos de hernia indirecta, donde las vísceras abdominales se alojan en el escroto, un grosor destaca en esta zona. Cuando se hace trabajar la zona del abdomen, como cuando se tose, el grosor aumenta de tamaño. La posición en la que se nota más es estando de pie, puesto que al estar tumbado queda más disimulada.

Es posible que la persona que sufra una hernia inguinal sienta un dolor ligero en la zona de la ingle. Este dolor no suele ser constante, sino más bien intermitente. Del mismo modo, tomar analgésicos suaves y hacer presión en la zona dolorida puede hacer desaparecer la molestia. Cuando el dolor es muy intenso y constante, es probable que existan complicaciones. Entonces conviene consultar con un médico lo antes posible.

En algunos casos, otro síntoma más frecuente es el estreñimiento. Se produce cuando el dolor es más prolongado e intenso, puesto que las heces aumentan la presión abdominal. Los pacientes evitan entonces ir al servicio.

Si otros síntomas más graves aparecen –como la fiebre, un aumento considerable del grosor, un endurecimiento y un dolor insoportable– es indispensable consultar con un especialista. Las hernias inguinales presentan normalmente complicaciones que conviene tratar lo antes posible.

Cuando el grosor de la ingle es fijo, no desaparece al tumbarse y tampoco se mueve cuando se palpa y va acompañada de un dolor intenso, es importante operar la hernia para evitar que se agrave. Si no se trata, el flujo sanguíneo puede quedar totalmente interrumpido, impidiendo que circule la sangre. En estos casos se habla de estrangulamiento de la hernia. El dolor es más fuerte y una operación quirúrgica es urgente, porque puede producir un infarto en la zona. Conviene consultar con un médico ante los primeros síntomas para que examine y pueda comenzar el tratamiento lo antes posible. La mejor forma de eliminar una hernia es operándola.

Ahora que ya lo sabes, ¿crees que ese dolor que sientes puede ser debido a una hernia inguinal? Si es así, no dudes en consultar con tu médico.

Conoce también: 9 ejercicios que jamás debes hacer