explora

La ciudad fortaleza de York

La ciudad fortaleza de York
Ronald Hudson/iStock/Thinkstock

La ciudad-fortaleza de York, ubicada en el Condado de Yorkshire, Inglaterra, fue fundada en el primer siglo después de Cristo por los romanos, que la llamaron Eboracum; debajo de la Catedral, o York Minster, está enterrada parte de la fortaleza que levantaron para albergar una guarnición de 6000 soldados. Con el correr del tiempo fue cambiando de nombre y de dueño, los anglos la rebautizaron Eoferwic, luego los vikingos decidieron que sería Jórvic, hasta que  alrededor del año 1000 con los normandos toma su denominación actual. Hoy en día su casco antiguo es uno de los destinos turísticos más visitados de la región.

Una rica historia

York se halla dentro del valle que toma su nombre, una tierra rica para el cultivo bañada por los ríos Ouse y Foss y bordeada por la cadena de los Pennines, montes bajos que no sobrepasan los 900 metros de alto y se extienden a lo largo de 400 kilómetros entre el sur de Escocia y el norte de Inglaterra. En ellos se encontraron numerosos monumentos megalíticos que prueban que la zona ya estaba habitada al menos desde el Mesolítico, alrededor de los 8000 y 7000 años antes de Cristo.

La ciudad fortaleza de York 1
Maria Wachala/iStock/Thinkstock

La ciudad comienza a prosperar en el siglo XII cuando su puerto comienza a ser rentable. En poco tiempo, quintuplicó el tamaño que tuviera el primitivo asentamiento romano. En la Edad Media contaba ya con 40 iglesias, 4 monasterios, 4 conventos y 16 hospitales; para ese entonces se levanta su nueva muralla, que conserva las cuatro puertas principales hacia los distintos puntos cardinales que constan de barbacana, rastrillo, puente levadizo, sala de guardia y torre de vigilancia. Además de las murallas y las puertas están en pie aún, desde aquella época, la casas de madera del Barrio de Shambles, que se extiende entre la catedral y el castillo.

Palacios, museos y un célebre jamón

La ciudad fortaleza de York 2
Kevin Eaves/iStock/Thinkstock

En el siglo XVIII varias de esa casas fueron demolidas y se levantaron otras en estilo georgiano, del mismo siglo son el Palacio Beningborough Hall, que se encuentra en la afueras de la ciudad, el Teatro Real y el Castillo Howard. Muy anterior a esos edificios es la Torre Clifford, que junto con una gemela que estaba sobre la Colina Baile, al otro lado del río, fueron erigidas por los normandos.

Ya avanzado el siglo XX se crea el Museo Nacional del Ferrocarril que cuenta entre sus valiosas pertenencias a la locomotora Mallard (record de velocidad en el año 1938) y a los vagones de lujo que utilizaban las reinas Adelaida y Victoria.

La ciudad fortaleza de York 3
Khrizmo/iStock/Thinkstock

Otro interesante lugar para visitar es el Museo de Yorkshire, de estilo neoclásico, que alberga una colección de utensilios romanos y es a la vez museo de historia natural. Y no se puede pasar por la ciudad sin probar su producto más popular, el célebre “jamón de York”, curado de una manera especial que lo hizo famoso en el mundo entero. Lo mejor es que nos lo sirvan aderezado con una salsa de vino de Madeira que es deliciosa.

¿Qué opinan de esta histórica ciudad de York?