explora

El jardín encantado de Chanticleer, en Pensilvania

El jardin encantado de Chanticleer
Cristina Soler

El Estado de Pensilvania, en Estados Unidos, se caracteriza por enormes extensiones de áreas verdes, floridos jardines en primavera, y ocres en el otoño, y singulares cottages en las que reina la tranquilidad. En él son muchos los escenarios en los que disfrutar de la naturaleza.

Uno de ellos es un jardín propio de los cuentos de hadas. Se trata de un lugar tan bello que inspira la imaginación y despierta la fantasía de cada uno de sus visitantes. Este rincón, llamado Chanticleer, o el Jardin del Gallo, es el pequeño paraíso que presentamos en esta ocasión.

El lugar de Chanticleer y su historia

Chanticleer es reconocido como uno de los jardines más hermosos de América del Norte. Y no es para menos. La superficie del mismo abarca 47 acres, 35 de ellos de acceso al público, y cuenta con más de cinco mil plantas inventariadas y dispuestas con el ánimo de crear un espacio placentero y didáctico al tiempo.

El jardín es auspiciado y gestionado por la fundación del mismo nombre, legado de la familia Rosengarten que construyó el lugar a comienzos del siglo XX, primero como residencia veraniega y después como domicilio permanente. Como lugar turístico abrió sus puertas en 1993.

El jardin encantado de Chanticleer 1
Cristina Soler

En él podemos encontrar espacios tan particulares como el "teacup garden" o jardín del té; ambientes exóticos como el denominado "assian woods", compuesto por ejemplares de bambú; un sitio dedicado al cultivo de tradicionales vegetales o la casa principal de Chanticleer, con sus impresionantes vistas a todo el jardín. Asimismo, uno no se puede perder los innumerables rincones que existen en toda la propiedad que invitan a descansar, desconectar y encantarse con los sonidos, imágenes y aromas del entorno. 

Cómo llegar a Chanticleer y qué actividades realizar

Chanticleer se encuentra en Wayne, Pensilvania, apenas a media hora de Filadelfia. Su temporada de visitas comienza en el mes de abril, con llegada de la primavera y se prolonga hasta octubre, de miércoles a domingo. La entrada tiene un precio de diez dólares para los mayores de 13 años. Es gratis para los niños con edades inferiores y para los jardineros profesionales.

El jardin encantado de Chanticleer 2
Cristina Soler

Este hermoso espacio permite pasear con tranquilidad, recrearse en un delicioso picnic,  relajarse en alguno de sus lindos pasajes, siempre respetando las normas de preservación y quietud del lugar. También se pueden llevar a cabo actividades de fotografía y pintura en el marco del jardín, previamente organizadas con la administración del sitio.

Además, Chanticleer, es ideal para grandes y pequeños, ¿quieres descubrirlo por ti mismo?

¿Te animas con otros jardines botánicos del mundo?