explora

El Faro de la Isla Bodie

El Faro de la Isla Bodie 2
iStockphoto/Thinkstock

El Faro de la Isla Bodie está ubicado a seis kilómetros al norte de Oregon Inlet, en Nags Head, un pueblo del Condado de Dare, en la Costa Marítima Nacional del Cabo Hatteras, dentro de Carolina del Norte, en los Estados Unidos de Norteamérica. Se encendió por vez primera en el año 1872 y fue automatizado en 1940.

El tercer intento de iluminar la costa

El Faro de la Isla Bodie 1
iStockphoto/Thinkstock

Su base fue realizada con escombros y granito mientras que la torre, de forma cónica, se construyó con ladrillos, piedra y hierro fundido. Mide casi cincuenta metros de alto y su luz tiene un alcance de treinta y tres kilómetros.

Está pintado con bandas horizontales negras y blancas mientras que la caseta de la luz es negra.

El actual es el tercero de los faros que hubo en la isla sobre los Outer Banks, para avisar de su presencia; se lo renovó totalmente en el año 2012 y se reabrió al público al comenzar 2013.

Los anteriores estuvieron ubicados al sur de Oregon Inlet, en Pea Island, en un área que se halla en la actualidad cubierta por el agua. El primero se comenzó a construir en 1847 y debió ser abandonado en 1859 por la fragilidad de sus cimientos. El segundo, de 24  metros de altura, se levantó ese mismo año pero lo destruyeron con explosivos la tropas confederadas al retirarse (en el otoño de 1861) porque pensaron que la Unión lo utilizaba como puesto de observación durante la Guerra Civil. Diez años después se comenzó a erigir el actual edificio.

El Faro de la Isla Bodie 4
iStockphoto/Thinkstock

Una visita muy educativa

En la actualidad se ha quitado la “s” final del nombre y se lo pronuncia como body (cuerpo), aunque ello es un error, puesto que el nombre original de esas tierras era Body’s Island por pertenecer a la familia Body.

Es una zona costera accidentada y hay bastantes tormentas en el mar, lo que es muy peligroso para las naves y los marinos que van en ellas; incluso están marcados en los mapas los sitios en los que se hundieron algunos buques durante la Segunda Guerra Mundial.

El Faro de la Isla Bodie 5
iStockphoto/Thinkstock

Si llega algún huracán siempre los más perjudicados son los lentes del faro y es por ese motivo que hay que revisarlos cada tanto e incluso cambiarlos seguido.

En el interior una larga escalera caracol metálica lleva hacia lo alto de la torre, donde están el muelle de observación y la gran linterna, la cual titila con intervalos de 2,5 segundos.

El Faro de la Isla Bodie 3
iStockphoto/Thinkstock

La casa de los cuidadores, algo alejada de la estructura del faro, es una hermosa construcción pintada de blanco que continúa con la tradición arquitectónica de los alrededores.

Un Centro de Visitantes recibe a los turistas y les brinda toda la información que soliciten.

Un interesante paseo en el que se adquieren vastos conocimientos y en una bella región donde hay muchas actividades para realizar solos o en compañía de la familia.

¿Conocían sobre el Faro de la Isla Bodie? ¿Les gustaría recorrer su interior?