mujer

Tour por Europa en tren

Tour por Europa en tren
iStockphoto/Thinkstock

Una de las maneras más divertidas y prácticas de recorrer el viejo continente, es mediante el medio de transporte más atractivo de todos los tiempos: el tren. Imagínate recorriendo los diversos y hermosos paisajes como lo son los europeos, a través de tantos países maravillosos, respirando la cultura europea y escuchando diferentes lenguas mezclándose en el corredor mientras miras por la ventanilla desde tu cómodo asiento hasta tu próximo destino. Realizar un tour por Europa en tren es una experiencia única. Hoy voy a compartir contigo algunos trucos para sacarle todo el jugo a esta aventura sobre rieles.

Las ventajas de viajar en tren por Europa

Tour por Europa en tren 2
iStockphoto/Thinkstock

Sea cual sea tu ruta y tu tiempo disponible en tus días de turismo por Europa, verás que el tren presenta más ventajas de las que puedas imaginar. Para empezar, cuando te tomas un tren lo haces desde la estación ferroviaria del centro de la ciudad y siempre viajas hasta el centro de otra como destino, lo cual te permitirá conocer las ciudades más importantes del continente.

En contraposición, en el caso de los vuelos, los aeropuertos generalmente se encuentran en las periferias de las ciudades, lo que significa que tus horas de viaje no han terminado al salir de la Terminal y a menudo te pierdes de lugares que son emblemáticos.

Otro punto a favor es el cumplimiento casi a rajatabla de los horarios de partida y llegada. ¡Ni hablar de la espectacular vista en los viajes diurnos! Generalmente, los turistas se manejan con pases de tren que pueden ser válidos por días o por cantidad de viajes, como por ejemplo el excelente Eurail Flexipass. Lo más conveniente para este tipo de pases es utilizarlos en los países más caros, tales como los países escandinavos, Francia, Bélgica, Alemania, Holanda, Suiza y Austria, siendo los más baratos Italia y la bellísima pero olvidada Europa del este.

Ahorra dinero viajando en tren

Tour por Europa en tren 1
iStockphoto/Thinkstock

Si estás en plan de ahorro, elige los viajes nocturnos. Puedes hacer 1000 kilómetros en una noche, despertar en otra ciudad al otro lado del continente y hasta ahorrarte una noche de hospedaje. Cuando tienes un pase de cantidad de viajes limitado por día, intenta viajar después de las 19 horas. Algunas compañías lo considerarán dentro del día siguiente. Muchos trenes tienen asientos desplegables que resultan en cómodas camas.

Aunque también a veces estos trenes no realizan viajes nocturnos y tendrás que reservar una litera o “couchette” en los vagones de literas. Si es así, trata de conseguir la litera de arriba: dormirás mejor y tendrás mayor espacio para guardar tu equipaje.

Otra buena idea es comprar comida y bebida antes de abordar, ya que lo que se ofrece dentro del tren siempre resulta mucho más caro. Además, ¿qué mejor forma de empezar una amistad con otros pasajeros que compartiendo algo de comer?

Y para los que gustan de escribir diarios y anécdotas, no hay mejor fuente de inspiración que una ventanilla con un paisaje renovándose a cada instante. Sea cual sea el motivo de tu viaje, incluye al tren en tus planes, ¡no te arrepentirás!

Bien, ¿qué te ha parecido esta pintoresca propuesta? ¿Alguna vez has viajado en tren por Europa? ¿Cómo te fue?