explora

5 cosas que hace el "anti-turista"

porque nos gusta viajar3
Digital Vision./Photodisc/Thinkstock

El término anti-turista fue acuñado a finales de los años 90 durante una conferencia en Kasajistán, resumiendo las ideas que muchos viajeros ya habían plasmado décadas antes a través de un mundo en el que el turismo manipulaba la libre circulación del viajero propiamente dicho.

Y es que, si bien ser anti-turista se ha vuelto más difícil en un planeta cada vez más conquistado, éste también cuenta con herramientas que años atrás no existían. ¿Quieres saber qué cosas hace el anti-turista?

Antartida Los extranos valles secos de McMurdo 1
Flickr/charleslee

#5 Adora viajar a donde nadie viaja

Aunque un español considere el Taj Mahal como algo totalmente distinto a lo visitado anteriormente, el reclamo turístico del mausoleo indio no es ninguna novedad en una guía turística concebida para las grandes masas, sin permitirse una brizna de originalidad o informalidad en el itinerario.

El anti-turista trata de viajar a lugares que aún no han sido explotados por el turismo (véase la Antártida, ciertas zonas de Rusia o una isla tropical a trece horas de la costa), además de buscar esos rincones desconocidos e igualmente presentes en cualquier destino masivo, desde una playa escondida hasta las ruinas de una casa que, de momento, no interesan a nadie.

antiturista 1
Soft_Light/iStock/Thinkstock

#4 Cumple con el arte de improvisar

Tener apalabradas todas las reservas hoteleras, las visitas pagadas o un billete de vuelta adquirido para X día no entran en los patrones de viaje de un anti-turista, ya que éste lleva a cabo el arte de improvisar en todo momento.

¿Por qué no quedarse más en esa isla? ¿Y a dormir en casa de un local que te ofrece hospedaje? ¿Quizás comer insectos que no han pasado el examen de la OMS?

El anti-turista improvisa, se aprovecha de las oportunidades de un destino en el que no entran los típicos arquetipos de cualquier turista de a pie.

antiturista 2
Jacob Ammentorp Lund/iStock/Thinkstock

#3 Hace lo contrario al resto

Viajar a un destino en el momento menos apropiado, especialmente por cuestiones meteorológicas, es la especialidad de un anti-turista que valora el lugar de viaje tal y como es, sin dejarse seducir por unas playas masificadas en verano o unas montañas nevadas que harán las delicias de los amantes del esquí en los próximos meses.

El sujeto fluye, sin dejarse influenciar por las masas, los "deberías" o el típico "sería recomendable que..."

antiturista 3
nicomenijes/iStock/Thinkstock

#2 La vida está en la calle

Muchos turistas, especialmente aquellos que viajan a resorts salpicados por Asia o el Caribe, rara vez tienen la oportunidad de ir más allá. Su estancia se nutre básicamente de jornadas en un hotel previamente pagado y alguna que otra visita al típico templo de turno. 

Un ejemplo que conforma la antítesis total de un anti-turista que cree en la calle como el verdadero escaparate de una determinada cultura, desde los puestos callejeros en los que se sirve comida que nadie se atreve a probar, hasta ese callejón oscuro en el que yace un anticuario clandestino. 

antiturista 4
labelled/iStock/Thinkstock

#1 Asume las consecuencias

Como ente invisible y totalmente fusionado con el entorno, el anti-turista es consciente de los problemas (más bien experiencias en su opinión) que pueden presentarse a lo largo del camino. Pasar una noche en prisión, sufrir las consecuencias de lo desconocido, viajar en el remolque de un camión que transporta fruta o sufrir una insolación en el desierto son algunas de las (necesarias) consecuencias que un viajero como tal puede experimentar durante su travesía al tratar de ir más allá que los hijos del turismo.

¿Conocías al joven que recorrió casi 5 mil kilómetros a través de China?

Estas5 cosas que hace el anti-turista desarman los esquemas de unas personas que nos hemos acostumbrado a ser, simplemente, turistas. Nos dejamos arrastrar por los "must" de cualquier destino, elegimos hoteles con un mínimo del 80% en opiniones positivas y solicitamos todas las vacunas habidas y por haber. Algunos lo llaman precaución, otros, un atentado al verdadero significado de la palabra viajar

¿Eres más turista o viajero