hacks

Cómo preparar una pared para pintar

como preparar una pared para pintar 1
iStockphoto/Thinkstock

Si te encuentras en plena actitud y deseo de hacer un cambio radical a las paredes de tu casa, lo primero que tendrás que saber es cómo preparar una pared para pintar. A continuación te contamos todo lo que precisas saber.

Si nunca lo has hecho, tengo que decirte que la etapa previa a la pintura es la más aburrida y agotadora. Pero no te desanimes, sigue los consejos que te proporcionamos a continuación y mientras estás en pleno proceso, visualiza los resultados que quieres obtener, de seguro el esfuerzo lo valdrá.

Elementos que necesitas

• Lejía normal, (ni perfumada ni extra fuerte) • Detergente • Papel tipo periódico • Paños de limpieza • Espátula • Cepillo de alambre • Imprimación (sellador) • Polvo para preparar cemento rápido (especial parches o alisar superficies) • Cuchillo, cúter • Lijadora manual y hojas de lija para pared • Removedor

¡Vamos a comenzar!

como preparar una pared para pintar 2
Image Source/Thinkstock

Lo primero que debes hacer antes de empezar a preparar la pared para pintar, es cubrir con periódicos o nylon todo aquello que no quieras que se manche.

Ahoa sí, comienza lavando la pared con detergente y agua para quitar todo el polvo y grasa adherida. Si en alguna zona hubiera moho o manchas de humedad, límpialas con lejía rebajada con algo de agua, no la mezcles con otros productos.

Debes quitar las manchas de la pared, si alguna se resiste puedes colocar removedor, algún solvente o quitamanchas. La pared se puede decolorar y, aunque esto no suceda, lo ideal es que apliques cuando menos una capa de imprimación (sellador) de color blanco, así la pared absorberá menos pintura, ésta se adherirá mejor y gastarás menos.

Cubre y espera a que seque en su totalidad. Luego, haz una especie de raspado general sobre la pared, ayúdate con la espátula y un cepillo de alambre.

Últimos pasos

como preparar una pared para pintar 3
Image Source/Thinkstock

Una vez seca la pared, comienza a lijar con ayuda de una lijadora manual para que no te canses tanto; si encuentras grietas o huecos, rellena con el cemento rápido, espera que seque bien y luego lija sobre la superficie en la que lo has aplicado para emparejar. 

Ahora solo tienes que ventilar muy bien la habitación y dejar pasar 24 horas para que se asiente el polvillo que dejó el lijado. Si quieres, puedes usar un paño seco para retirar los restos de la pared.

Que no te gane la desmotivación y dedica un par de días a preparar las paredes de tu casa antes de pintar. El resultado será mucho mejor y la pinturá durará más tiempo.