hacks

Cómo quitar el olor de una alfombra mojada

Como quitar el olor de una alfombra mojada 1
Hemera/Thinkstock

Ya sea por una gotera desapercibida, una fuga de agua, por efecto de la humedad o por un derrame accidental, cualquier alfombra de la casa podría presentar un humedecimiento que posteriormente diera lugar a la aparición de moho, olores desagradables, y hasta provocar que el tejido se estropee irreversiblemente, pero para que esto no ocurra, veremos como quitar el olor de una alfombra mojada paso a paso, y evitar los inconvenientes que esa condición podría provocar.

Elimina toda la humedad posible

Cómo siempre sucede en estos casos, mientras tratemos el problema de forma rápida desde el momento en que se causó, tendremos más probabilidades y facilidad para eliminarlo. De esta forma, ni bien se descubra un rastro de humedad en la alfombra se debe proceder de inmediato a retirar la mayor cantidad de agua posible. Para esto puedes probar espolvorear la alfombra con bicarbonato de sodio, para que absorba el agua a la vez que elimina cualquier foco incipiente de moho o mal olor; o pasarle la aspiradora unas cuantas veces graduada en mojado/seco.

Como quitar el olor de una alfombra mojada 3
iStockphoto/Thinkstock

Lavar la alfombra

Una vez eliminada la mayor parte de la humedad, debes lavar la alfombra con un preparado especial para eliminar cualquier rastro de hongos o mal olor, para el cual necesitas disolver ¼ tasa de detergente y 1 cucharada de vinagre blanco en 1 litro de agua tibia. Una vez que tengas este preparado muy bien mezclado, toma un cepillo y, luego de haberlo mojado en el detergente especial, comienza a cepillar con él toda la alfombra con movimientos circulares.

Como quitar el olor de una alfombra mojada 2
Digital Vision/Thinkstock

Cuando hayas lavado toda la alfombra de esta forma, enjuágala y deja que se seque bien a la intemperie, pudiendo volver a dar un toque final con la aspiradora.

Es conveniente que todo este proceso de absorción de la humedad y lavado de la alfombra lo hagas fuera de la casa, ya sea en el patio o en el garaje, y preferiblemente donde el tejido pueda airearse bien por unas cuantas horas, lo cual se realizará de una mejor forma si colocas la alfombra sobre alguna estructura que le permita respirar por ambos lados.

Recolocación de la alfombra

Una vez que la alfombra ha sido lavada, y se ha secado por completo, es hora de volver a colocarla en su lugar, pero antes asegúrate de limpiar muy bien el suelo sobre el que se encontraba, para evitar cualquier posible rebrote del moho, o del traspaso de la humedad.

Todo este proceso puede que te lleve un poco de tiempo y trabajo, pero con él estarás evitando el feo olor de las alfombras húmedas y que ésta se te estropeé. Además, te ahorrarás un dinerillo que de otra forma tendrías que desembolsar por una alfombra nueva.