Cómo limpiar manchas de orina de la alfombra

Con las mascotas nuestro hogar se llena de vida y calidez, pudiendo ser los perros unos miembros más de la familia, pero que requiere atención y cuidados, especialmente cuando son apenas cachorros o se encuentran en la vejez. Y es en estas etapas de su vida que nuestra mascota puede cometer algún desliz higiénico producto de la incontinencia. Para que nuestro alfombrado no sufra las consecuencias, aquí te mostraremos cómo limpiar manchas de orina de la alfombra, de una forma fácil y efectiva.

Quitar la orina de la alfombra

Si tienes la suerte de encontrarte con ese sorpresivo charquito al poco tiempo de haberse hecho, estás de suerte, porque así la mancha será mucho menor y más fácil de retirar. Lo primero que harás será quitar la orina de tu mascota presionando sobre ella un paño o toalla plegada varias veces, o en su defeco varias capas de papel de cocina, cuidando de escoger un elemento grande y absorbente, y de presionarlo muy fuerte sobre la mancha durante unos minutos.

Realiza este procedimiento todas las veces que sea necesarias hasta quitar la orina de la alfombra en su mayor parte, de lo cual te darás cuenta cundo comiences a retirar la toallas y el papel estando secos o apenas húmedos.

Haz un quitamanchas casero

Ahora que has retirado  la mayor parte de la orina, deberás eliminar la mancha propiamente dicha y el fuerte olor que la suele acompañar. Para ello, puedes elaborar un sencillo detergente a base de 50% de vinagre blanco y 50% de agua, en una cantidad similar a la de la orina producida. Cuando tengas listo este preparado de vinagre para eliminar las manchas de tu mascota, humedece con él toda la zona de la alfombra manchada, asegurándote de que el agua con vinagre penetre hasta la base de la alfombra.

Vuelve a absorber cualquier humedad

Repite nuevamente el procedimiento de la toalla doblada para absorber toda la humedad que pueda quedar en la alfombra, pero esta ves déjala presionando la mancha por mucho más tiempo, como puede ser de una noche hasta la mañana siguiente, luego de lo cual la mancha de orina en la alfombra ya debería de haber desaparecido. De lo contrario, vuelve a repetir todo el proceso desde el segundo paso. No va a resistir mucho más.

Cuando notes que ya no quedan rastros del pequeño accidente de tu perro, es conveniente que ventiles la alfombra para eliminar cualquier rastro de nuestro producto casero o de olor a orina. Aunque, seguramente, luego de esto tu alfombra quedará como si nada hubiera pasado, y ni rastros de orina de la mascota. Sin embargo, puedes probar otros trucos para limpiar alfombras en casa. ¿Has tenido este problema?