Consejos para limpiar las persianas

limpieza%20de%20persianas
diego cervo - RF - Thinkstock

Cuando llega la hora de limpiar las persianas, tomar impulso para hacerlo suele ser algo muy tedioso. Este tipo de limpieza se tiene como una de las peores tareas en lo que respecta a la limpieza del hogar y por ello se suele dejar para después, lo que resulta peor porque es mayor la cantidad de suciedad que se acumula.

Para que esta tarea deje de considerarse algo terrible, aquí en HogarTotal les traemos algunos consejos para limpiar las persianas que facilitarán de gran el aseo del hogar.

Persianas de aluminio

persiana%20metal
victor zastol`skiy - RF - Thinkstock

En el caso de las persianas de aluminio, lo mejor es utilizar paños suaves para quitar el polvo y luego proceder a pasar un cepillo. Como el aluminio es un material poco manipulable, la aspiradora será útil para quitar el polvo de aquellas zonas a las que no podamos llegar con nuestras manos.

Una vez que quitamos el polvo es bueno pasar un paño húmedo o una esponja bañada en detergente y agua tibia.

Al terminar de limpiar debemos abrir las ventanas y dejar secar la persiana para evitar luego el olor a humedad.

Persianas de madera

persianas%20madera
victor zastol`skiy - RF - Thinkstock

Las persianas de madera requieren un especial cuidado en la limpieza ya que el exceso de agua puede dañarlas bastante. A pesar de que la madera suele estar sellada, el agua y la humedad excesiva pueden producir deformaciones y decoloración. Por este motivo la limpieza de este tipo de persianas debe hacerse solamente con un paño y un cepillo y de manera más frecuente para evitar la acumulación de polvo y la necesidad de limpiar con un paño húmedo. 

Persianas de plástico

persianas%20plasticas
Andrei Tsalko - RF - Thinkstock

La mayoría de las persianas dentro de los hogares son de plástico. Se trata de accesorios muy utilizados para garantizar la privacidad y evitar la excesiva luz del sol. Su frecuente uso y manipulación hace que requieran de poca limpieza y poco mantenimiento. El pasarles un cepillo cada tanto y un paño humedecido con agua tibia ya las mantiene limpias y bonitas de ver.

Como se puede ver, la limpieza de la persianas no es algo tan complicado como se cree, solamente hace falta empeño y estar dispuestos a hacerlo. El hecho de que no se trata de una superficie lisa es en definitiva lo que molesta a la hora de quitarles la suciedad.

Por todo esto, saber exactamente qué hacer a la hora de limpiarlas y, sobre todo, estar al tanto de cómo mantenerlas libres de polvo por más tiempo es algo fundamental para mantener nuestro hogar limpio y atractivo.