hacks

Limpieza de sillones de cuero

como limpiar sillones de cuero
Andrei Nikolaevich Rybachuk - RF - Thinkstock

El cuero es uno de los materiales más resistentes al paso de los años, además de traer consigo una atmósfera elegante. Se adaptan fácilmente a cualquier estilo. Sin embargo, cuando pensamos en la limpieza de sillones de cuero, sobrevienen una gran cantidad de dudas. En esta oportunidad te presentamos una serie de consejos que te ayudarán a mantener tus sillones limpios y relucientes, como el primer día, aún en caso de manchas.

Aunque tus sillones no luzcan sucios, debes limpiarlos cada cierto tiempo, pues de este modo ayudas a mantener el brillo, y a remover aceites naturales, polvo y transpiración, que pueden arruinar su apariencia al acumularse.

Limpieza general: Siempre puedes limpiar sillones de cuero con vinagre, como parte del mantenimiento general. Sólo agrega una parte de vinagre a dos partes de aceite de lino. Mézclalos y aplica en la superficie con la ayuda de un trapo suave. Deja actuar durante diez minutos y remueve los excesos con un trapo limpio y seco.

Manchas de tinta: El cuero es un material absorbente, así que la tinta puede manchar irremediablemente el cuero si no actúas rápido. Aplica inmediatamente alcohol con ayuda de un algodón y luego seca la superficie con un secador a la mínima temperatura. Si las manchas son antiguas, esto puede funcionar, sólo que puede ser más laborioso.

Manchas de grasa: Si la mancha es reciente, sólo rocía talco sobre ella para que lo absorba. No trates de quitar la mancha con agua, pues ésto sólo puede empeorar la situación. Deja que el talco absorba la grasa y luego remúevelo suavemente con la ayuda de un trapo seco. Repite si es necesario.

Consejos generales para la limpieza de sillones de cuero:

  • El cuero es poroso y absorbente, por lo que debes limpiarlo inmediatamente si se mancha. De otro modo, el líquido derramado será absorbido dificultando su limpieza posterior.
  • No uses químicos fuertes que contengan amoníaco, pues éste arruina el cuero.
  • Cuando hagas la limpieza general, siempre aspira el polvo antes de aplicar cualquier producto.
  • Aleja tus muebles de cuero de la luz directa del sol o de cualquier fuente de calor.
  • No utilices jabón corriente para limpiar sillones de cuero, pues éste sólo les resta brillo y debilita el tejido.
  • Si se derrama agua sobre el sillón, no trates de secarla con un secador de cabello muy caliente. Mejor quita el exceso con un trapo limpio y déjala evaporar de forma natural.