hacks

Cómo dejar las ventanas limpias en pocos pasos

limpiar ventanas
Tatiana Gladskikh - RF - Thinkstock

Hay varios factores importantes a tener en cuenta cuando se trata de la limpieza de vidrios, como son los elementos de limpieza, los productos, el clima, y el tamaño de los vidrios. Les voy a dar algunos consejos de estos factores para que la próxima vez que limpien los vidrios de sus ventanas les queden en impecables condiciones.

Los elementos para la limpieza de las ventanas son muy comunes, por lo que son fáciles de conseguir. Sirven desde paños de algodón, toallas de papel o periódicos viejos. Estos materiales son más aconsejables en caso de que los espacios a limpiar sean pequeños. De lo contrario si se trata de ventanas un poco más grandes es recomendable adquirir un secador de vidrios. Y bueno en ambos casos los elementos clásicos para la limpieza: esponja o trapo-esponja y un balde o cubeta.

Los productos de limpieza, bueno, todos sabemos que se encuentran a la venta limpiavidrios, a esos productos es mejor usarlos en superficies pequeñas, mientras que para otras superficies o esas mismas son sustituibles por detergente o lavavajillas. Así que puede ser mejor ni siquiera salir a comprar un limpiavidrios porque conseguirá el mismo resultado con el lavavajillas o detergente.

En cuanto al clima los mejores días para realizar la limpieza son los fríos o nubosos. También es lo mejor hacerlo a la sombra y por la mañana. El peor momento para hacerlo son los días calurosos y cálidos, así como al sol o días ventosos.

En cuanto al tamaño de la superficie a limpiar, ya dijimos cuales son los mejores materiales a usar y los productos de limpieza. Lo que hay que hacer es pasar la esponja mojada sobre el vidrio y secarlo rápidamente con un paño o papel. Es importante recordar que la suciedad del vidrio queda en el paño o papel, por eso quizás es mejor usar papel ya que hay que cambiarlo varias veces en el correr de la limpieza, de lo contrario la suciedad que salio en el trapo o papel volverá a la ventana.

Si las ventanas son más bien medianas o grandes en este caso usar el método anterior no es bueno porque nunca le quedarán realmente limpios los vidrios, por eso es mejor lavar y secar con el secador.

En todos los casos se empieza por llenar con agua en la cubeta o balde hasta la mitad y agregarle dos cucharadas de detergente o lavavajillas. Por último a tener en cuanta que cuanto más mojado esté el vidrio es más fácil de secar evitando rayar el vidrio. Si quedan marcas son fáciles de sacar, simplemente con una toalla de papel.

A recordar los factores importantes en la próxima limpieza de ventanas, los elementos de limpieza, los productos, el clima, y el tamaño de los vidrios.

Via | mydidio