Amarás este sencillo y original efecto para pintar las paredes tú misma

¡Se verán hermosas!

No hay dudas de que las paredes de tus habitaciones dicen mucho de tí, así como también determinan tu humor. No parece, pero su estilo y color son muy importantes.

Hoy te mostraré esta idea para que tú misma puedas pintar una pared de la habitación que desees con estilo Ombré que te enamorará completamente. 

Antes de comenzar...

La tendencia del Ombré o degradado está presente en todos lados, en la ropa, en el cabello y, obviamente, ha llegado a las paredes. ¡Es que es muy lindo!

Este estilo consiste en utilizar paletas de colores en degradé mediante franjas que se superponen para cambiar sutilmente de un tono más claro a uno más oscuro.

Primero que nada deberás elegir los colores con los que deseas pintar tu pared. Lo bueno de este estilo es que puedes darle rienda suelta a tu imaginación, y seleccionar los tonos que más te gusten, siempre y cuando respeten la regla de ser 3 colores, de la misma familia o gama, uno claro, otro tono medio, y uno oscuro.

Antes de comenzar a pintar, procura proteger todos los bordes y lugares a los que no quieres pintar. Para ello puedes colocar papel y cinta adhesiva, y así esos sitios estarán protegidos.

¡Así es como se hace!

Para comenzar, con un rodillo pinta toda la pared con el tono más claro de los que has elegido. Cuando hayas acabado y esté seco, en la parte inferior de la pared pinta una franja con el color más oscuro de todos con una brocha grande.

A continuación, mezcla la pintura de color medio con la oscura, para lograr un tono más claro que el de la base. Luego, con esa combinación pinta la siguiente sección desde abajo.

Content temporarily unavailable: https://www.instagram.com/p/BFRUAZqoNz1/

Para la parte central, es decir, el siguiente color que vas a utilizar para la franja hasta alcanzar el color de la base, es el color medio sin mezclar. Si ves que la diferencia entre tonos es abismal, puedes mezclar el color medio con el más claro para que el pasaje de una a otra franja no sea tan brusco. Para ello deberás hacer franjas un poco más angostas.

Para finalizar, mezcla los colores con una brocha seca y pequeña, para intentar "borrar" las líneas que dividen uno y otro color, y que se mezclen formando el degradé. 

¡Y listo! Así de fácil es tener una pared pintada al estilo degradé. ¡No creerás lo hermosa que se verá! Y además, es una técnica muy simple y rápida. ¡Anímate!

>> Según la psicología del color, así deberías pintar tu casa para estar más FELIZ

>> Esta es la manera correcta de pintar las paredes de cada una de las habitaciones de tu hogar