Anímate a probar esta pizza con sandia

animate a probar esta pizza con sandia 1
Ablestock.com/AbleStock.com/Thinkstock

Si planeas reunirte con tus amigos y quieres preparar una comida algo diferente, prepara esta pizza con sandia. Se trata de una receta ideal para el verano, ya que la sandia añadirá un sabor fresco a la pizza tradicional que sueles comer. Los ingredientes para prepararla no son costosos y puedes encontrarlos fácilmente en cualquier supermercado o tienda de comestibles. Y, lo mejor, es que tardarás solo unos 30 minutos en hacer esta pizza.

Ingredientes

  • Masa de pizza pre-horneada (sin queso o especias añadidas)
  • 200 gramos de queso Brie (ablandado a temperatura ambiente)
  • 3 cucharadas de hojas de albahaca
  • 2 tazas de trozos de sandia (sin semillas)
  • 50 gramos de queso parmesano rallado
  • Pimienta negra recién molida

Preparación

Coloca dos parrillas en el horno: una en el centro de este y la otra en la parte superior, a unos 10 o 15 cm del asador. Precalienta el horno a 200º C. Ten a mano una bandeja para hornear grande.

Pon la masa de la pizza en la bandeja para hornear. Corta la corteza blanca de la parte superior del queso Brie, luego saca el queso blando y extiéndelo sobre la masa; dejando un margen de 2,5 cm en los bordes.

Coloca la bandeja sobre la parrilla en el centro del horno y cocina la masa durante 5 minutos. Luego, retira la bandeja y precalienta el grill por unos 5 minutos.

Mientras tanto, coloca las hojas de albahaca y los cubos de sandia fría sobre la masa y, a continuación, utiliza el parmesano rallado para cubrir la sandia.

Coloca la bandeja en el horno nuevamente y cocina la pizza durante unos 3 minutos, hasta que el parmesano se derrita y empiece a dorarse.

Antes de servir la pizza, espolvorea la pimienta negra sobre esta. Pon la pizza en una tabla de cortar y córtala en trozos. Luego, sírvela mientras todavía está caliente.

animate a probar esta pizza con sandia 2
Jupiterimages/Stockbyte/Thinkstock

La pizza, como la conocemos hoy, se habría originado a finales del siglo XVII, cuando el tomate fue aceptado como alimento entre la población de Europa. Sin embargo, se cree que antes de eso ya se preparaban variantes de la pizza sin salsa de tomate en la cocina italiana, como la que hacían los napolitanos, con aceite de oliva, perejil y ajo.

En 1902, los panaderos italianos que inmigraron a Nueva York empezaron a elaborar pizzas para las colonias de inmigrantes establecidas en la ciudad. Y para 1920, estas ya eran era un alimento habitual en las festividades y ferias italianas que se realizaban en EE.UU.

Hoy día, la pizza es muy consumida en todo el mundo y es una de primeras opciones cuando planificas una reunión con amigos.

Si buscas alguna forma original de preparar una, anímate a probar esta pizza con sandia. Y si quieres probar otras recetas novedosas, prepara esta receta de pizza vegetariana.