Whiskey irlandés: un pionero historico

145905581
iStockphoto/Thinkstock

Cuando la gente piensa en whisky es casi inevitable que sus primeros pensamientos vayan a las destilerías de Escocia o a los whiskys de grano de Estados Unidos. Pero la realidad es que ahora los buenos y excelentes whiskys se destilan también en otras partes, como por ejemplo en Irlanda.

Irlanda puede presumir de poseer una de las más antiguas tradiciones en la destilación whiskey, con registros que datan del 1500. Hay evidencia de que la reina Isabel I le gustaba le gustaba tanto el whiskey irlandés que regularmente mandaba a buscar barriles y se los traían a Londres, punto que incluso superó en ventas de whisky escocés.

Aunque ahora están eclipsados por su contraparte escocés, Irlanda todavía produce algunos whiskeys muy buenos, en realidad excelentes. Aquí algunos alegatos irlandeses al respecto:

  1. Es irlandés, "whisky", con una "e".

    El whiskey irlandés se diferencia del Scotch en el hecho de que se usa la cebada, que se seca malteada sin el uso de la turba. Esto da como resultado un producto final que permite apreciar una mayor cantidad de sabores naturales de los granos.

  2. Irlanda afirma que es la más antigua destilería de whisky legal en el mundo.

    La primera licencia comercial para destilar whisky fue concedida por Jaime I de Inglaterra en 1608. Se le concedió en la ciudad de Bushmills al dueño de una destilería local, Sir Thomas Phillips. Esta destilería sigue siendo el hogar del whisky irlandés hoy en día, como lo es la destilería de Old Bushmills en Irlanda del Norte.

  3. La mayoría del whisky irlandés es de triple destilación, mientras que la doble destilación se utiliza en Escocia.

    Cada destilación elimina las impurezas en su paso por los alambiques, posiblemente produciendo un espíritu ligero y suave con un final fresco y limpio en el paladar. Aunque todavía hay un puñado de whiskys escoceses que triplican la destilada.

  4. Los monjes trajeron whisky de Irlanda a Escocia.

    Es vox populi en Irlanda que los escoceses llevaron el whiskey desde Irlanda a Escocia. Aunque esto no le vaya a gustar mucho a los escoceses. El whiskey irlandés tiene sus raíces cuando ocurrió la salida de los romanos y la llegada de los misioneros monásticos que lo utilizaban con fines medicinales. Incluso hay evidencia de que la habilidad de la destilación de cebada malteada fue llevada por los misioneros de Irlanda a Escocia. Dada la proximidad de los dos países, esto es totalmente factible.

  5. 5 - El agua Irlandesa le da singularidad al sabor del whiskey irlandés

    Para llevar el nombre de "whisky irlandés," el destilado tiene que ser hecho completamente de granos nativos y se almacena en barricas de madera durante tres años o más. Los  maestros destiladores de whiskey Bushmills irlandés, recomiendan que se añada una gota de agua para liberar los sabores y aromas del whiskey. Se pueden apreciar ciertos sabores que provienen de las barricas en las que ha estado el whisky de edad.