yum

La música para elaborar vino

aureliomontes
Dianne Maire - RF - Thinkstock

¿Recuerdan que hace un tiempo hablamos de que se comprobó científicamente que la música nos hacía disfrutar mejor del sabor del vino? (Si no lo recuerdan pueden hacer click aquí y verlo). Pues en ese artículo comentábamos que uno de los responsables de la investigación era un enólogo chileno llamado Aurelio Montes quien incorpora música en la producción de los vinos. De esta interesante técnica propuesta por el aún más interesante personaje es que hablaremos hoy.

En la viña Montes se reproducen cantos gregorianos en las bodegas para que los vinos mejoren en calidad. En teoría los caldos durante la crianza absorven los impulsos de la música, ya que forman una unión indisoluble. Con la música los taninos se ablandan y el vino resulta menos agresivo y su envejecimiento es más armonioso.

¿La justificación? Hay muchas, pero una de las más interesantes es que según lo que ha dicho un estudio de la BBC, "cierto tipo de música puede potenciar el sabor de los vinos en un 60%". Este estudio es, lógicamente, el que vimos aquella vez, asesorado por Aurelio Montes. La incidencia de los sonidos con los objetos ya se había demostrado anteriormente con un estudio que realizó la National Geographic, que demostró la influencia que tenían las melodías en el agua y las plantas. Montes decidió ir un poco más allá.

En el año 2004 Montes decidió colocar un equipo de música y reproducir estos cantos gregorianos en su sala de barricas del valle Colchagua en Chile. "Buscamos qué tipo de música iría bien para dar una sensación de calma y de paz y descubrimos que los cantos gregorianos eran algo sagrado, relajante", explicó Montes en una entrevista a la agencia EFE. Además, dijo que el vino más beneficiado por la música es el Cabernet Sauvignon.

"Siempre hemos tenido la inquietud de que la música y el vino van juntos. Es muy distinto tomar una copa en un lugar ruidoso e incómodo a hacerlo sentado escuchando una grata música, sea clásica o moderna", dijo. Admitió que quedó gratamente sorprendido cuando la investigación demostró que era cierta su hipótesis.

Recordemos que el Cabernet Sauvignon era mucho más disfrutado escuchando "Carmina Burana" (o un buen rock de Jimi Hendrix), el chardonnay es más disfrutable con "Rock DJ" de Robbie Williams (o "Spinning around" de Kylie Minogue), y un Syrah convenía escucharlo con un aria operística, como "Nessun Dorma", de Puccini.

Por el momento la viña Montes es la única que emplea esta impresionante y vanguardista técnica. Espero que muchos más sigan el ejemplo.

Vía | elmundovino Más información | monteswines