yum

Prueba este rápido gratinado de patatas con bacon y queso

¿Llegaste a casa cansada y con hambre? ¿Y encima con pocas ganas de cocinar? ¡Entonces hoy es tu día de suerte! Estás en el lugar indicado y en el momento correcto, porque tenemos una fácil solución a tu problema, que te requerirá un mínimo de esfuerzo y te dará como resultado un máximo de sabor y satisfacción. Prueba este rápido gratinado de patatas con bacon y queso. ¡Te encantará!

Ingredientes

  • 150 gramos de panceta, cortada en trozos
  • 2 cucharadas de chalota, finamente picada
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de hojas de tomillo fresco
  • 1 taza de crema de leche
  • Aerosol antiadherente para cocinar
  • 700 gramos de papas, peladas y en rodajas finas
  • 1/2 taza de queso Gruyere, finamente rallado
  • 1/4 taza de queso Parmesano, finamente rallado

Tienes que probar: Cómo hacer un gratinado de pollo fácil y rápido

Preparación

papas gratinadas con queso 2
iStockphoto/Thinkstock

Precalienta el horno a 190º C y forra una fuente de horno con toallas de papel. Coloca el bacon en una sartén mediana a fuego medio y cocina, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté crujiente, de 7-10 minutos. Usando una cuchara ranurada o espumadera, retira el bacon y colócalo sobre la fuente forrada de papel de cocina. 

Escurre la mayor parte de la grasa de la sartén, dejando una capa delgada. Añade allí la chalota, la sal y el tomillo, y saltea hasta que la chalota es translúcida, 2-3 minutos. Agrega la crema de leche y cocina, revolviendo con frecuencia, hasta que esté caliente. Retira del fuego.

Rocíe una fuente de horno profunda con el aerosol antiadherente. Cubre el fondo de la fuente con alrededor de 1/3 de las rodajas de patata, espolvorea con la mitad del bacon y 1/4 taza de queso Gruyere. Añade otra capa de 1/3 de las rodajas de patata, la restante mitad del bacon, y la restante 1/4 taza de Gruyere. Añade finalmente la tercera capa de rodajas de patata en círculos concéntricos. Vierte la mezcla de crema de leche caliente de manera uniforme sobre el gratinado.

Cubre con papel aluminio y hornea hasta que puedas pinchar las papas fácilmente con un tenedor, aproximadamente 45 minutos. Retira el papel de aluminio y espolvorea uniformemente con el queso parmesano. Llévalo nuevamente al horno hasta que se derrita el queso, unos 15 minutos. Deja reposar el gratinado de patatas con bacon y queso al menos 15 minutos antes de servir caliente. Y si te gustó esta receta, no te pierdas este delicioso y saludable gratinado de zucchinis y tomates perfecto para el almuerzo.