Ventajas y desventajas de los andadores para bebés

ventajas y desventajas de los andadores para bebes 1
MidoSemsem/iStock/Thinkstock

Es muy tierno ver a los niños dando sus primeros pasos con ayuda de un andador o tacatás. Este le permite desplazarse sin esfuerzo, pero las mamás debemos tomar algunas precauciones.

El andador es una sillita montada en una base amplia con ruedas para ayudar al niño en sus primeros intentos de desplazarse de pie. Normalmente se utiliza (dependiendo del ritmo de desarrollo del bebé) entre los seis y los quince meses, pero nunca más allá de los 18. 

Si tienes un andador o estás pensando en comprar uno, debes saber que tu niño tendrá que usarlo con moderación, de forma esporádica y con el único objetivo de diversión. Te aconsejo que si tu hijo se divierte mucho con estos artilugios, le pongas como máximo diez minutos al día para que no interfiera en su desarrollo natural.

Ventajas de los andadores para bebés

Los andadores para bebés tienen sus ventajas, por ejemplo:

  • El niño adquiere cierta autonomía (aunque sea artificial) para hacer lo que quiere.
  • Ejercita los músculos de sus piernas para desplazarse.
  • Tú puedes tener controlado a tu hijo mientras te ocupas de realizar algunas tareas del hogar.

Ver más: Tiene beneficios el uso de andador en bebés

ventajas y desventajas de los andadores para bebes 2
dengizen/flickr

Desventajas de los andadores 

Algunas desventajas que podemos encontrar en el uso desmesurado del andador son las siguientes:

Obligará al niño a permanecer de puntillas, es una posición antinatural que se puede mantener de forma prolongada durante los meses posteriores a su uso. Por eso es importante utilizar bien el ajuste de los andadores para que la planta del pie del niño toque el suelo.

Es posible que si se usa de forma habitual retrase la adquisición natural del gateo en el bebé, el cual es el movimiento preparatorio para caminar.

Los tacatás no dejan que el niño se caiga y desarrollar adecuadamente el equilibrio y el sentido del peligro.

Se puede presentar un desajuste en las etapas de desarrollo motor puesto que no corresponden con el desarrollo psicológico. El caminar de un niño debe darse a causa de su deseo de explorar y no a causa de un proceso mecánico.

Pueden existir accidentes como choques o vuelcos del andador provocando miedo al niño.

Te interesará: Niños y accidentes en el hogar: cómo prevenirlos

La decisión la tienes tú. Evalúa junto con el pediatra o la puericultora qué es lo mejor para el desarrollo de tu niño.